Economía

Aunque se sabía que Strauss-Khan dejaría el FMI para competir por presidencia de Francia, su detención adelantó los tiempos. Europa busca seguir la tradició de ocupar el cargo.

Se adelantó la batalla por la sucesión de Strauss-Kahn al frente del FMI

Por UNO

ROBIN HARDING Y GEORGE PARKER (El Cronista)

Las dificultades legales de Dominique Strauss-Kahn podrían estar recién empezando, y lo mismo puede decirse de la batalla por sucederlo como jefe del Fondo Monetario Internacional.

Su detención el pasado fin de semana, acusado de agresión sexual, llevó a algunos comentaristas a declarar que esta puede ser la oportunidad para que los mercados emergentes se hagan cargo de la entidad multilateral. Pero los funcionarios europeos confirmaron ayer que quieren que el cargo sea ocupado por un europeo, como es la costumbre.

Angela Merkel, canciller de Alemania, es la que lidera la carga: le dijo a los periodistas que encontrar un reemplazo para Strauss-Kahn "no es una cuestión para resolver hoy" pero que, dada la crisis de la deuda soberana en la eurozona, había "buenas razones" para proponer a un candidato europeo.

Una vocera de José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, fue más allá. Aseguró que la Unión Europea presentaría un candidato si Strauss-Kahn deja el cargo.

Ya se esperaba que Strauss-Kahn abandonara su puesto en pocos meses porque planeaba competir en las elecciones presidenciales francesas, de modo que la competencia por el cargo de director gerente del FMI ya había empezado, pero la detención en Nueva York incrementó notablemente las especulaciones.

!Esta es la salva inicial de lo que va a ser una ardua batalla", dijo Eswar Prasad, ex titular del departamento de China del FMI, quien ahora es miembro senior de la Brookings Institution en Washington.

Tradicionalmente, un estadounidense dirige el Banco Mundial, mientras un europeo está al frente del FMI.

Didier Reynders, el ministro de Finanzas de Bélgica, opinó ayer que "sería preferible que continuáramos conservando esos puestos en el futuro".

Los comentarios de Merkel y Reynders sugieren que Europa se esforzará por mantener la tradición en ambas instituciones. El puesto número dos del FMI, que habitualmente corresponde a un estadounidense, también quedará vacante pronto. John Lipsky, que ahora maneja el Fondo en ausencia de Strauss-Kahn, dejará el cargo a fines de agosto.

Las naciones de mercados emergentes han dicho que es inaceptable que Europa y Estados Unidos de sigan ocupando las jefaturas de estos organismos aunque ellas ahora tienen una proporción más grande de la economía global.

Sin embargo, incluso países europeos que esta vez estaban dispuestos a considerar un candidato de los mercados emergentes para el FMI, lo están volviendo pensar porque ahora el Fondo es crucial para los intereses europeos a corto plazo. Merkel señaló que los países en desarrollo tienen derecho a ocupar los puestos más altos en el "mediano plazo".

Entre los europeos, la candidatura de más alto perfil para el FMI es la de Christine Lagarde, la ministra de Finanzas de Francia. Gordon Brown, el ex primer ministro británico, todavía considera que está en carrera para el cargo del FMI, pese a que David Cameron, su sucesor en Downing Street, ha expresado su oposición.

Dejá tu comentario