Economia Sábado, 29 de septiembre de 2018

Reclaman la eliminación del impuesto interno a los espumantes

La exención se prorrogó sucesivamente y actualmente el decreto 1103/2017 indica que el beneficio de la exención dejaría de percibirse a partir del 1 de enero de 2019.

Productores vitivinícolas salieron a reclamar la eliminación del impuesto interno al espumante, por considerar que es un "tipo de vino, que no tributan impuesto interno".

Además, recordaron que las empresas "han realizado importantes inversiones en los últimos años que le han dado dinamismo y diversidad a la categoría".

"En el último tiempo las ventas de espumantes se han resentido por lo cual eliminar el impuesto se hace fundamental", indicaron fuentes del sector vitivinícola consultadas por NA.

La ley 25.239 de Reforma Tributaria, sancionada en el 29 de diciembre de 1999, modificó el artículo 1° de la ley 24.674 de impuestos internos, incorporando, entre otros productos, a las champañas (espumantes o espumosos).

En el 2005, a través del decreto 58, se excluyó a las champañas del ámbito de aplicación del gravamen previsto en el Capítulo VII del Título II de la Ley de Impuestos Internos.

Ese mismo año, se suscribió el "Programa de Expansión del Sector Vitivinícola" y como parte del acuerdo las empresas asumieron el compromiso de invertir durante diez años el equivalente al 125% del gravamen, agregando además que las referidas inversiones no podrían ser inferiores a 150 millones de pesos.

La exención se prorrogó sucesivamente y actualmente el decreto 1103/2017 indica que el beneficio de la exención dejaría de percibirse a partir del 1 de enero de 2019.

Los datos indican que de no haber existido el Programa de Expansión del Sector Vitivinícola, la recaudación del impuesto hubiese sido de 1.149 millones de pesos (desde 2005 a 2015), sin embargo a través de la medida de política económica las empresas de vinos espumantes al quedar exceptuadas del impuesto pudieron invertir 1.724 millones de pesos y no solo cumplieron sino que superaron el acuerdo, ya que el monto de las inversiones alcanzó un 150% del gravamen en el período 2005/2015.

Directivos de la cámara COVIAR recordaron en diálogo con NA que "desde el marco normativo y por lo tanto desde sus características propias como producto derivado de la uva, el espumante es un tipo de vino y por ello no debería tributar impuesto interno alguno, tal como es el caso del resto de las bebidas vínicas".