Diario Uno Economía
Sólo hay 6 focos, que representan 1.800 hectáreas, de las cuales unas 900 son viñedos. Cinco de los sectores infectados estarían saneados y en esta temporada se les levantaría la cuarentena 

La plaga de la polilla de la vid en el oasis Sur está controlada

Marcelo Schmitt

schmitt.marcelo@diariouno.net.ar

En la provincia de Mendoza hay 62 distritos en cuarentena afectados por la plaga de la polilla de la vid, que ingresó por Chile hace tres años.

En el oasis Sur, San Rafael y General Alvear, hay 6 focos detectados, que representan unas 1.800 hectáreas, de las cuales en 900 hay viñedos plantados.

Los sectores individualizados se encuentran en Cañada Seca, sobre la calle Larga Vieja, en la ruta 143 y calle 5, sobre ruta 160 entre Castro y Rojo, en Cuadro Nacional sobre la ruta 165 y en la zona de Colonia Bombal y Tabanera.

Estos focos se detectaron en el 2011 y en cinco de ellos no se repitió la presencia de polilla durante el 2012. Por ese motivo durante esta temporada esas hectáreas afectadas podrían salir del período de cuarentena, explicó Ariel Saso, ingeniero agrónomo del Senasa.

En este sentido, señaló que “una vez que se detectó el foco, el Senasa notificó a los productores y les entregó en forma gratuita los plaguicidas para combatir al insecto”.

Ese sector ingresa en un período de cuarentena que durará mientras no se repita una nueva captura. En esos casos el sector infectado conformado en un radio de 1 kilómetro a la redonda seguirá protegido.

En el oasis se distribuyeron unas 1.600 trampas que se monitorean en temporada cada 15 días y cuando se detecta la presencia de la polilla el control se realiza dos veces por semana

Con la detección comienza el combate con plaguicidas autorizados por el Senasa.

Prevención

Para evitar el contagio en otras zonas del oasis, los productores deben lavar los camiones y las máquinas que trabajaron en las zonas infectadas.

Asimismo, cuando visiten otros viñedos del Centro y del Norte de la provincia, el consejo es evitar el traslado en vehículos propios para no importar el insecto, según dijo Melitón Barrozo, delegado en San Rafael del Centro de Desarrollo Vitícola, que funciona en la Cámara de Comercio.

Otra medida que hay que eliminar es la utilización de plaguicidas en forma preventiva, porque puede afectar el equilibrio biológico del viñedo.

Consecuencias

La presencia de la polilla afecta el rendimiento de las plantas y por ende la rentabilidad de los productores.

Evitar el contagio es el principal consejo que dan los expertos. Sin embargo, lo que produzcan los viñedos infectados se puede comercializar en forma de mosto o de uva en fresco siempre y cuando se respeten los períodos de carencia. 

 Embed      

Seguir leyendo