Diario Uno > Economía

Pérez prometió mejoras para los bodegueros, luego de un planteo

Por Marcelo Arce

En un clima de poca relevancia política, Francisco Pérez encabezó ayer al mediodía el tradicional Agasajo Vendimial y lo cargó de anuncios, como una forma de responder los reclamos que hizo escuchar el sector bodeguero.

Te puede interesar...

En un escenario armado para la ocasión en el inmenso salón de la bodega Los Toneles, en Guaymallén, el mandatario buscó acallar los planteos del sector vitivinícola con promesas de que impulsará la devolución de las retenciones a las exportaciones, para destinarlas a subsidiar los fletes. En este punto, se comprometió a negociar que el 2,5% del 5% de las retenciones volvería a la Provincia para tal fin y dijo que se podrían acumular, en este orden, alrededor de $60 millones.

Minutos antes de este anuncio, el titular de Bodegas de Argentina, Juan José Canay, había reclamado algo de esto. El asunto de los costos del flete, como el de las retenciones, estuvo subyacente durante toda la jornada y había surgido también durante el desayuno de la COVIAR.

El sector vitivinícola albergaba la expectativa de que el ministro de Agricultura, Norberto Yahuar, hiciera anuncios al respecto. Pero ni él ni el vicepresidente Amado Boudou estuvieron en la bodega de Guaymallén.

“Los aumentos de costos y el consecuente incremento de precios nos están dejando afuera de un mercado mundial que, con o sin crisis, no acepta nuestros aumentos, lo que nos deja sin participación en la más importante franja de precios en volumen y en la que Argentina podría y debería participar, ya que es la puerta de entrada a los vinos de mayor calidad”, fue al planteo de Canay, quien sin embargo

destacó el diálogo con el Gobierno nacional.

El Agasajo Vendimial sirvió también como escenario para que el gobernador lanzara otras definiciones políticas. La primera de ellas, referida al fin de la promoción industrial, se escuchó en el párrafo inicial del breve discurso que pronunció ante los varios centenares de personas –entre bodegueros, y dirigentes políticos y empresariales– que terminaron aplaudiéndolo sin demasiada convicción.

“Este atril se utilizó muchas veces para hacer discursos encendidos para temas que agobiaron a los mendocinos por mucho tiempo, como fue la promoción industrial. Mares y océanos de tinta se escribieron con ese tema. Ya nadie más habla y mucho menos escribe. Tampoco salimos a festejar por una herramienta distorsiva que beneficiaba a algunos pocos en algunas provincias y perjudicaba a muchos otros en otras”, soltó Pérez.

El gobernador la hizo otra de las definiciones en un contacto fugaz con los periodistas al bajar del escenario. Y estuvo referida a Cristina de Kirchner. 

Contrariamente a la lectura política que se hizo luego de que la Presidenta, en su último discurso ante la Asamblea Legislativa, dijera que no piensa reformar la Constitución, el mendocino dejó la puerta abierta para un intento reeleccionista de la mandataria.

“No se bajó ni se subió (de la rereelección). Ésa es una decisión que tiene que tomar ella en definitiva. Estoy convencido de este gobierno desde el 2003, y hay que conocer la decisión de ella. Después será una cuestión de debate”, analizó Pérez.

“Paco” soltó varios anuncios

Ante la ausencia de figuras políticas nacionales –Hermes Binner, el titular del FAP, se bajó de una visita a Mendoza a último momento–, Los Toneles estuvo repleto de dirigentes locales que debieron dejar de comer y beber mientras se pronunciaron los discursos ya que, justo en ese momento, estratégicamente se cerraron las barras.

Sin embargo nadie se privó de degustar los platos preparados por los chefs Jesús Cahiza, Matías Podestá, Nadia Harón y Graciela Hisa, que abarcaron desde risotto de azafrán con zucchinis o un lomo de cerdo laqueado con chutney de higos mendocinos hasta albóndigas de rabo de toro con su reducción al Malbec.  

Pérez aprovechó la flaqueza política del evento para arremeter con varios temas de su agenda, mientras los mozos se desesperaban para alcanzarle un plato para que coma.

Además de los anuncios para el sector vitivinícola y de la “re-re” de Cristina, el gobernador confirmó varias cuestiones durante el Agasajo. Primero, que estaría cercano el acuerdo con la brasileña Vale para que se retomen las inversiones mineras en Malargüe. El Gobierno confirmó que le dio a la empresa una prórroga hasta el próximo 18 para que defina sus nuevos planes de inversión y dijo, entre otras cosas, que planea hacer intervenir a la nueva empresa de energía estatal (Emesa) en el tema.

También fijó cuál será la prioridad de su agenda política luego de la Vendimia. Otras vez, Pérez insistirá con la reforma de la Constitución y para eso ratificó que es muy probable que se utilice el plebiscito del 2001 para llamar directamente a la Convención Constituyente y pasar por alto así los planteos de la oposición.

Y por último habló de un tema clave, que fue el principal anuncio del desayuno de la COVIAR. Pérez comunicó la instrucción que le dio al Departamento General de Irrigación para que sean dados de baja al menos 20 permisos de agua subterránea que fueron sospechados por ser irregulares durante la gestión de Eduardo Frigerio y que ahora debe-rán ser tratados por el Honorable Tribunal Administrativo del organismo del agua.