Economía
Especialistas Los profesionales con título de grado o aquellos que ejercen oficios puntuales son muy requeridos. Bilingüe El manejo de idiomas, sobre todo el inglés, también resulta clave a la hora de conseguir empleo.

Mercado laboral: quién entra, quién sale

Por UNO

Suena paradójico: por una parte, en Mendoza hay puestos laborales disponibles con perfiles quecuesta cubrir. Y al mismo tiempo, cientos de personas buscan un empleo estable pero no lo

consiguen.

Ahora, cuando la demanda general de personal suma casi medio año de crecimiento, saltan a la

vista aquellas profesiones y oficios difíciles de conseguir.

Sube y baja

En los últimos doce meses bajó la demanda de no profesionales y creció la búsqueda de

personas con un título de grado (ver infograma, página 2). Así se desprende de un estudio que

realizó Evaluecon sobre avisos clasificados en los dos diarios mendocinos de mayor circulación y en

páginas de búsqueda laboral.

Algunas consultoras en recursos humanos coinciden con esta misma conclusión.

Carlos Caselles, presidente de Master Consulting, dice que en el último trimestre se

incrementó el pedido de ejecutivos. Algo que marca un quiebre respecto del año pasado, cuando una

persona de alto rango "tardaba hasta cinco meses en conseguir empleo".

"Entendemos que esto obedece a una mayor demanda en algunos casos y en otros a recambios en

las cúpulas que buscan perfiles diferentes", explicó Caselles.

Especialistas y graduados

La valoración del "profesional" (que Evaluecon toma como quien "posee un estudio

universitario") puede trasladarse a quienes son especialistas en algo, aunque no posean un título.

En esta parte del año, por ejemplo, faltan expertos podadores en las viñas mendocinas, tanto como

faltan ingenieros civiles.

Del mismo modo, el oficio del vendedor es "la actividad que sale primera en todas las

encuestas", cuenta Fernando Podestá, de Manpower.

El oficio de colocar productos en el mercado aparece con sus variantes de ejecutivo de

cuentas, revendedor, agente de comercio y viajantes. "En muchos casos les exigen tener título de

grado", aclara José Vargas, economista de Evaluecon.

En eso consiste la "profesionalización" del mercado: los puestos que antes eran exclusivos de

los universitarios ahora requieren un título de posgrado o aquellos que hasta hace diez años eran

cubiertos por graduados del secundario hoy exigen un diploma de grado.

Bajo esa misma regla ocurre algo irrisorio: "Una fábrica de conservas pide seleccionadores de

frutas con el secundario completo, también una recolectora de residuos pone esa exigencia. Hasta un

topadorista tiene que tener el secundario", asegura Luis Piazza, de la consultora ISS.

Allí queda demarcado un primer grupo de personas, excluidas de un empleo formal en relación

de dependencia. "La gran dificultad está dada para personas que tienen menos de 12 años de

escolaridad", coincide María Inés Arenas, coordinadora del servicio de empleo AMIA.

Existen áreas del mercado que requieren más personal que otras.

Actualmente, "la tecnología, administración de empresas, el comercio exterior, están

moviéndose mejor", sostiene Podestá, pero aclara que "se requiere en todos ellos un mayor nivel de

inglés".

En esto surge otra barrera para las agencias dedicadas a la selección de recursos humanos. El

director de la Región Sur en Manpower explica que "cuesta conseguir personal técnico con manejo de

idioma. Los de 25 a 30 años están mejor preparados, pero tienen poca experiencia" comparado con lo

que exigen algunas compañías.

"Están faltando ingenieros civiles –agrega Luis Piazza– y también tenemos problemas graves

con las tareas manuales: en vitivinicultura, los expertos podadores e injertadores tienen unos 50

años de edad. Igual con los torneros".

Con el aterrizaje de más hoteles cinco estrellas, también falta mano de obra capacitada en

ese sector. Mucamas, chefs, recepcionistas, mozos y ejecutivos de área han pasado de un hotel a

otro en los últimos años. Con la apertura del Intercontinental (frente al Shopping) a fines de año

continúan los pases.

"Turismo, gastronomía, el sector agrícola, están pidiendo mucha mano de obra", comenta María

Inés Arenas. Y Caselles suma: "Empresas petroleras han salido a buscar más profesionales,

fundamentalmente en áreas administrativas".

Otra actividad específica que sigue en alza, esquivando cualquier vaivén económico, es la

enfermería.

Una cuestión de edad

Además de un título de grado o una habilidad particular, las seleccionadoras discriminan la

actitud ante el trabajo que presente el postulante.

Aunque nadie quiere declarar una regla taxativa, los consultados reconocen que existe una

tendencia generacional: el sentido de pertenencia a la empresa y la responsabilidad sólo se dan en

personas mayores de cierta edad.

Esto habría permitido un corrimiento en la franja etaria que tiene espacio en el mercado. Al

revés de lo que sucedía en los '90, hoy las firmas toman a ejecutivos de entre 50 y 60 años porque

buscan la experiencia, dice Caselles. En algunas actividades incorporan incluso a personas

retiradas, enfatiza María Inés Arenas.

La coordinadora de AMIA explica también lo que ocurre en el otro extremo: "Los jóvenes sin

experiencia tienen dificultades en conseguir su primer empleo. Se nota un recelo de darles

responsabilidades en las empresas. La generación Y, nacida después de 1980, tiene por

característica menos estabilidad en los puestos, menos compromiso personal, aunque también pasa en

otras edades".Fuera totalmente

Entre los excluidos del mercado están las personas que llevan un tiempo sin empleo.

Podestá lo explica así: "Trabajar es capacitarse. Hace 15 años trabajábamos sin computadora y

hoy nadie puede hacerlo. Las empresas invierten muchísimo en este aprendizaje".

Por eso, las mujeres que dejan sus puestos para dedicarse durante un tiempo a la maternidad

se encuentran con esta barrera cuando quieren volver a conseguir trabajo.

Las puertas de entrada

En universidades y entidades sociales (como AMIA) es frecuente encontrar cursos o talleres

que enseñan a buscar empleo. Eso que llaman marketing personal: aprovechar la red de contactos,

armar un currículum, una carta de presentación, entrenarse para la entrevista laboral, forman parte

de esta disciplina. "La reinserción se da en mayor medida por vínculos personales". asegura

Caselles.

En tanto, Arenas alerta sobre la necesidad de levantar el ánimo de los aspirantes: "Entre

personas con igual nivel de conocimiento siempre queda aquella más apta en lo motivacional. Es algo

que se valora cada vez más. Antes importaban más los certificados y hoy sirve siempre que lo puedan

aplicar a la práctica. Suman el dinamismo, la proactividad, la iniciativa, el nivel de liderazgo".

Tips para obtener trabajo

Enfocarse. Preguntarse en qué tipo de puesto desea desempeñarse, cuántas horas quiere dedicar

a su empleo y en qué tipo y tamaño de empresa se sentirá más cómodo.

Diversificar. Además de consultar los avisos clasificados, complementar la búsqueda con

consultoras de recursos humanos. También sirve el contacto directo con empresas a través de sus

oficinas o sitios web, así como los portales y foros de empleo.

Redes sociales. Las redes profesionales (como Linkedin) son una vidriera y además brindan

informes laborales útiles para conocer el mercado.

CV siempre. El currículum mantiene su vigencia como carta de presentación del candidato.

Debe estar redactado de forma clara y concisa (no más de dos páginas). Organizado visualmente con

un criterio de prioridad de la información. Incluirá los principales logros profesionales en orden

cronológico descendiente.

Información diferenciada. El CV tendrá datos de formación relacionada con el puesto que se

busca. Se recomienda contar con una plantilla genérica y con ella trabajar modelos específicos para

cada puesto al que se presenta.

Puerta de entrada. Para los que buscan reinsertarse en el mercado laboral, el trabajo

temporario es una puerta de ingreso. Al cubrir un remplazo, la persona tiene la oportunidad de

quedarse en la empresa al término de su asignación. En estos casos es bueno mostrar las

competencias y habilidades propias, además de flexibilidad y capacidad de aprendizaje rápido.

Entrevista óptima. La entrevista personal es una instancia filtro. Las selectoras valoran

cinco cualidades generales, más allá del perfil o del puesto que se busca o quiere cubrir. Se trata

de la sinceridad y claridad al responder, la confianza que demuestre el candidato en cuanto a su

aptitud para el puesto, la discreción al hablar sobre sus anteriores empleos o empleadores, el

conocimiento sobre la actividad de la empresa a la cual quiere ingresar y una actitud positiva y

proactiva ante el trabajo.

Seguimiento. La postulación a un empleo no debe finalizar en el envío del CV, sino que es

importante demostrar el interés que se tiene por el puesto. Ponerse en contacto con la empresa o

consultora para hacer un seguimiento.

Dejá tu comentario