economia - Mendoza Mendoza
domingo 05 de noviembre de 2017

Los ajeros temen que 2017 sea el peor año de la última década

Es por diversos factores: desde la superproducción china hasta el crecimiento español. Estos impactan directamente en la demanda de nuestro principal comprador: Brasil

Según un informe del Instituto de Desarrollo Rural (IDR), se estima que la producción de ajo crecerá 14% respecto del año pasado. Sin embargo, pese a las buenas perspectivas técnicas, desde la Asociación de Productores, Empacadores y Exportadores de Ajos, Cebollas y Afines de Mendoza (Asocamen), temen una de las peores temporadas en los últimos diez años por los comportamientos de los mercados competidores.

De acuerdo con el estudio del IDR, el crecimiento de la producción de ajo significa tres puntos más que el incremento registrado en 2016. Los técnicos explicaron que si bien la horticultura representa la tercera actividad agrícola en la provincia, con 31.200 hectáreas en total (de verano e invierno), detrás de la producción de vid y frutales, es la actividad que más mano de obra emplea en el rubro y la segunda que más aporta al Producto Bruto Geográfico.

Guillermo San Martín, titular de Asocamen, dijo que ellos estiman que hay unas 16.000 hectáreas de ajo en Mendoza (el informe del IDR calculó casi 11.000 hectáreas) y que con respecto al año pasado el crecimiento fue de 2.000 hectáreas. "La estimación oficial es válida pero se basa en un sistema de encuestas entonces no se da la información precisa a veces, es un sistema que se viene realizando durante varios años, es válido para mostrar tendencias y hacer análisis", opinó.

El productor sostuvo que, pese a estos datos, que a priori son positivos, ven con mucha preocupación lo que está pasando en los mercados externos. "China, que es el principal productor y exportador, ha incrementado su producción 1%, pero el rendimiento aumentó 16%: a ese excedente lo están volcando al mercado internacional y el precio que se está ofertando bajó de 17 dólares a 10 dólares", dijo San Martín sobre el primer caso.

Explicó que España, que remplazó a Argentina como segundo exportador y que tiene un sector ajero altamente tecnificado, este año también tiene sobreproducción con 20.000 hectáreas, lo que significa 200.000 toneladas de ajo en el mercado. "Y España está vendiendo a 15 dólares. El otro competidor es Brasil que tiene producción nacional que tiene 20.000 hectáreas", contó San Martín.

Frente a esta competencia "agresiva", los productores locales deben vender por encima de los 20 o 22 dólares que es su costo de producción. "Hay mucha preocupación porque en Brasil, que es nuestro principal comprador, están ofertando 17 dólares la caja", explicó.

En un informe que elaboró Asocamen señalan que "esta situación de mercados sobre ofertados y fuerte baja en los precios internacionales puede indicar que estemos frente a la peor temporada en los últimos 10 años. Si el ajo de la China sigue llegando a los puertos brasileros a 10 dólares, y a esto le sumamos el 35 % de tasa de importación y la tasa antidumping, quedará ya en el mercado a 21 dólares, todavía por debajo de nuestros costos de producción".

"La situación va a ser complicada, vamos a ver qué medidas se pueden tomar para tonificar el mercado, va a ser una temporada muy negativa, se va a contraer el sector, vamos a caer a menos de 10.000 hectáreas y todo el esfuerzo que venimos haciendo se va a perder", opinó San Martín.

Piden menos cargas laborales
El representante de Asocamen dijo que el gobierno provincial los ha apoyado -en febrero Mendoza logró frenar irregularidades de la comercialización de ajo chino en Brasil- pero que la solución de fondo es a nivel nacional, con un tratamiento diferencial en temas impositivos y temas laborales.
"Veo con mucha preocupación que no hay un tratamiento diferencial para las economías regionales porque así los niveles de informalidad no van a terminar", afirmó San Martín.

Resaltó que la temporada 2015/2016 fue muy buena porque se transparentó el mercado al terminar con el dólar blue. "Tuvimos logros muy importantes en el mercado brasileño, pero ahora nos encontramos con que China reduce el precio 50% y no hay nadie que pueda competir. Tenemos que buscar un sistema que nos permita tener un crecimiento sostenido, si fuéramos competitivos podríamos sobrellevar la situación", agregó.

Dijo que hoy lo que más influye en sus costos es la mano de obra, que equivale al 60% de los costos de producción. "Traccionamos mucha mano de obra en zonas rurales, hay una gran distribución de recursos, no queremos tocar el salario del trabajador pero es una locura que el 55% de lo que pagamos vayan a cargas sociales. Yo le abono $10.000 a un trabajador y tengo que poner $5.000 en el gobierno, mientras que $2.000 van a la jubilación y el resto no nos llega: no tenemos caminos, ni una guardería", sostuvo.

Fuente:

Más Leídas