Economía
La suba oscilará entre 22% y 26%. Aseguran que es consecuencia directa de las mejoras salariales acordadas por las empresas y los gremios.

Las empresas de medicina privada advirtieron que volverán a aumentar las cuotas a partir de agosto

Por UNO

El costo de la medicina privada subirá este año entre un 22% y un 26%, y los nuevos cuadros

tarifarios comenzarán a regir entre agosto y octubre próximos. Así se desprende del diálogo que

mantuvo

El Cronista con distintos representantes del sector, y atentos a las negociaciones

salariales que se encuentran a punto de arrancar entre los empresarios y el gremio de la salud.

Los primeros en recibir este impacto –ya una tradición en el mercado– serán los afiliados a

los llamados "hospitales de comunidad", y entre los cuales aparecen, entre otros, el Alemán, el

Italiano, el Español y el Británico, y que cuentan con planes de salud propios.

Es que el acuerdo salarial firmado en 2009 entre las partes vence en julio próximo, y ya se

aprestan a encarar las negociaciones correspondientes a 2010.

"Por cómo vienen las cosas en otros gremios, no creemos que se pueda cerrar mucho más abajo

del 23%. Si bien el rubro de la mano de obra representa entre un 60% y un 70% de nuestro esquema

financiero, lo cierto es que lo que se pacte con el gremio deberá ser trasladado en su totalidad a

las cuotas, de modo de cubrir otros rubros, como los servicios, donde la inflación también nos

afecta", reconoció a

El Cronista Marcelo Mastrángelo, presidente del Hospital Alemán y de la Asociación Civil

de Actividades Médicas Integrales (Acami).

El directivo precisó, además, que el esquema de "salarios 2010" entrará en vigencia el 1° de

julio próximo, aunque para que las boletas lleguen con recargo a los afiliados habrá que esperar,

al menos, hasta agosto. Por ley, las empresas deben anunciar con un mes de anticipación cualquier

cambio en las cuotas a sus clientes. "Si cerramos las paritarias cerca de fines de junio, los

tiempos no nos darán más que para arrancar con las subas, por lo menos, en agosto", dijo

Mastrángelo.

Lo que ocurra con el segmento de los "hospitales de comunidad" no será un dato menor. Tendrá

una incidencia casi directa con las negociaciones salariales que llegarán luego, y que en este caso

afectarán a las compañías de medicina prepaga. Por tradición, lo que ocurre en el primer caso, se

replica en buena medida en el otro.

Desde las compañías de medicina prepaga el discurso es similar al de los hospitales de

comunidad; "lo que se pacte con el gremio se deberá trasladar luego a las cuotas", dijeron desde

una de las firmas. En este sentido, la fuente consideró que "la lógica de hoy marca que los

acuerdos salariales no estarán por debajo del 23%", aunque lo cierto es que existe el temor de que

los reclamos sean superiores, sobre todo teniendo en cuenta el reciente camino marcado por el

gremio de la Alimentación, que logró una mejora del 35% en sus haberes.

En este caso, las conversaciones se encararán a comienzos de julio, con el objetivo de que el

acuerdo esté listo para poner en marcha en agosto. Sin embargo, la obligación de avisar con un mes

de anticipación a los afiliados retrasaría el traslado de ese aumento a las tarifas, por lo menos,

hasta septiembre.

A diferencia de lo que ocurre con los hospitales de comunidad –que no caen bajo la mirada del

Gobierno–, las empresas de medicina prepaga están atentas también a la actitud que tome el

secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, acostumbrado a seguir de cerca los movimientos

tarifarios de estas compañías.

En el sector estiman que en esta oportunidad se volverá a implementar el modelo de

escalonamiento del aumento tarifario, tal como ocurrió el año pasado.

El sistema de salud privado cuenta con cerca de cuatro millones de afiliados.

Dejá tu comentario