Economia Lunes, 27 de agosto de 2018

La producción de las pymes industriales cayó por tercer mes seguido

En julio se registró una baja del 7,3% con respecto al mismo mes del 2017. Sólo creció el 26,1% de los comercios. Menos del 20% dijo que tiene planeado realizar inversiones.

La producción de las pymes industriales cayó en julio pasado el 7,3% con respecto al mismo mes del año anterior, al tiempo que acumuló el tercer mes consecutivo en descenso, informó ayer la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

En este mismo período, sólo el 26,1% de los comercios crecieron, mientras que el uso de la capacidad instalada volvió a bajar.

La rentabilidad en cambio tuvo una pequeña mejora, y subió a 38,3% la proporción de firmas con resultados positivos.

La presión tributaria y los altos costos financieros son los principales dos problemas que mencionan las empresas.

Por otra parte, sectores como los de alimentos y textiles "se vieron algo favorecidas por la suba en el tipo de cambio real", señaló el estudio elaborado por el mencionado organismo.

De acuerdo con la CAME, julio fue el tercer mes consecutivo en que la producción de las pymes industriales decrecieron, alcanzando el valor más bajo de la serie desde que en enero de 2008 comenzó la medición.

El documento detalla que en junio la actividad había caído 4,4%, aunque en lo que va del 2018 acumula un leve crecimiento de 0,1% frente a igual período de 2017.

De los 11 ramos relevados por el organismo, los que más bajas registraron fueron las fabricación de productos eléctrico- mecánicos, informática y manufacturas (-13,5%), papel, cartón, edición e impresión (-10,6%), productos de madera y muebles (-10,2%), productos de metal, maquinaria y equipo (-7,9%), calzado y marroquinería (-7,4%), material de transporte (-6,6%), productos textiles y prendas de vestir (-6,3%), alimentos y bebidas (-6,0%), productos de caucho y plástico (-5,6%), y productos químicos (-4,3%).

Para CAME, el aumento en el tipo de cambio real favoreció a otros rubros puntuales que pudieron aprovechar la diferencia de cambio para exportar, como por ejemplo el vino. "La exportación de vinos aumentó 150% anual en julio, pero la situación de las industrias en general sigue complicada, con tendencias a la baja, con los industriales muy comprometidos por la presión impositiva, tomando deudas al 60% anual para pagar impuestos, y con un corte en la cadena de pagos que supera los 90 días, ya que los proveedores exigen pago de contado y los clientes pagan a 60, 90 y hasta 120 días", dijo Guillermo Daniel Cabrera, de la Federación Económica de San Juan.

El sector en el que más empresas progresaron en la comparación anual fue "Indumentaria y Textil" donde el 36% de firmas tuvieron crecimiento, aunque la cifra sigue siendo menor a la alcanzada en junio pasado (12 puntos menos). Algunas empresas de este sector se vieron favorecidas por el encarecimiento de las importaciones, pero por ahora eso sólo está permitiendo contener un derrumbe más fuerte de la producción en un mercado donde el consumo se encuentra muy retraído.

En julio muchas empresas trabajaron en equilibrar sus cuentas, eso determinó una mayor proporción de industrias con rentabilidad (38,3% vs. 35,4% en junio).

La incertidumbre cambiaria y financiera, las altas tasas de interés, los altos ratios de endeudamiento y la presión tributaria son las principales limitaciones para que despegue la inversión.

De hecho, la encuesta muestra que sólo el 17% de las firmas consultadas dijo tener planeado nuevas inversiones hacia adelante, a pesar que entienden que es un momento clave para ello y mejorar eficiencia. La falta de recursos y la incertidumbre, lo impiden.

La industria se encuentra trabajando con una alta capacidad ociosa: el uso de la capacidad instalada volvió a caer en julio, a sólo 57,9% (desde el 64,3% en marzo, el 62% en abril, 60,5% en mayo y 59,8% en junio).

Otro dato que surge del relevamiento es que a pesar de las ventajas impositivas que trae la Ley Pyme, por diferentes razones sólo el 21,1% de las industrias está utilizando sus beneficios. A su vez, hay 7% que si bien se inscribió, ya no puede acceder a los beneficios porque como consecuencia de la situación económica, ya no cumple los requisitos.

Cómo se realizó la encuesta

El Índice de Producción Industrial PYME (IPIP) mide el desempeño mensual en la producción manufacturera de las pequeñas y medianas industrias (PYMIS) argentinas.

La información se obtiene durante los primeros 20 días del mes en base a encuestas directas realizadas entre 300 pymes industriales del país. Releva todos los meses un equipo de 30 encuestadores localizados en las ciudades capitales, Ciudad de Buenos Aires y Gran Buenos Aires (Zona sur, zona norte y zona oeste). A su vez, un equipo de 6 supervisores desde CAME controlan la calidad de la información recolectada y coordinan el equipo de encuestadores.

El IPIP está dividido en 11 subramas industriales. Para determinar su valor se elaboran números índices de cada una de esos rubros y del nivel general que reflejan la evolución de la producción industrial en términos de volumen físico. Los números índices resultan útiles para homogeneizar a las variables, facilitando su comparación a lo largo del tiempo. El año base de la serie se estableció en diciembre de 2008.

La ponderación de cada una de las ramas industriales se realizó en base al Censo Económico 2004 y al Mapa PYME elaborado por la Sepyme.