Diario Uno > Economía

La jefa del Banco Central no pudo evitar la suba del dólar

Día 1 para Mercedes Marcó del Pont al frente del Banco Central. Como era de prever, los inversoressalieron a cubrirse de los movimientos del tipo de cambio que podrían venir bajo esta nueva

conducción más "productivista". Hubo mucho movimiento en los futuros de dólar, donde –según cuentan

Te puede interesar...

en las mesas de los bancos– el BCRA tuvo que vender más de u$s 300 millones para bajar las

expectativas devaluatorias. Como vienen siendo los últimos movimientos de la autoridad monetaria,

se corrió del mercado contado.

Allí apareció, otra vez, el Banco Nación que "acompañó" la operatoria con ventas por

alrededor de u$s 30-50 millones. Toda la estrategia sirvió para que el billete en casas de cambio

terminara estable en $ 3,86 (si bien en algunas pizarras llegó a verse un centavo más arriba); pero

fue insuficiente para aplacar el tipo de cambio mayorista que operan bancos y empresas. El contado

cerró en $ 3,842, ocho milésimas más que el cierre anterior.

El Central salió agresivamente a colocar posturas a futuro por hasta u$s 1.000 millones, que

son simbólicas porque no hay mercado que absorba esa cantidad de dinero, pero que sirven para

demostrar el "poder de fuego" de la entidad. La idea era desalentar cualquier movida especulativa

de los inversores, que de todas formas tomaban dólares "regalados" por el Central: los plazos más

cortos se vendían a un tipo de cambio igual que el spot. Por ejemplo, en el OCT MAE el precio de

cierre a fin de febrero fue $ 3,8425.

"Hubo faltante de cable y por eso a pesar de que presionaron ofreciendo billetes no caída el

spot. Por lo general, cuando el BCRA presiona en futuros afloja en el mercado contado, pero esta

vez no sucedió. El negocio hoy por hoy es vender con los dólares sobrantes en el spot y comprar

futuro, así se toma plata barata", explicaban desde una importante entidad.

Dólar sobre dólar

En la city creen que el BCRA lleva vendidos u$s 1.000 millones en el mercado de futuros tan

sólo en la última semana y media para calmar el ruido político. La posición neta del Central en

esta plaza es un misterio, pero los operadores no creen que se haya incrementado demasiado teniendo

en cuenta que hace un mes y medio la autoridad monetaria compraba billetes a futuro. "Hasta que

hayan señales de que la política de Marcó del Pont es la misma que había antes existirán presiones.

El mercado ve que por ahora el Central se comporta como antes, pero el temor es a que termine

siendo demasiado funcional a las necesidades oficiales. Hasta que no quede claro esto va a haber

cautela", consideraban desde la mesa de operaciones de otro banco.

Las mayores presiones sobre el billete se están viendo también en la demanda minorista y la

actividad de los bancos. Las entidades con muchas sucursales en el interior están viendo como se

incrementa el pedido de dólares billetes para satisfacer la demanda. "Te piden más dólares los

bancos del interior y las casas de cambio. En ese sentido, estamos cerca de los niveles de crisis

pero aún no llegamos al pico de otros momentos. También tenemos más movimiento por importar

billetes para cubrir la demanda del interior", confirmaron ejecutivos de una entidad. Asimismo, en

algunos bancos la demanda minorista se está llevando u$s 7 millones por día contra cero o u$s 1

millón antes de la crisis del BCRA.

Además, estuvo más demandado el mercado Non Delivery Forward (NDF), o sea el futuro de dólar

contra peso que operan los grandes bancos en Nueva York. El tipo de cambio a 3 meses ya está en $

3,94 mientras que la cobertura a 1 año ayer alcanzó los $ 4,42. "Están comprando bastantes dólares

a un año. Ese contrato estuvo movidito, nada parecido a épocas de crisis pero empiezan a pricear

más devaluación", aseguro el trader de un banco global.