Diario Uno Economía

Es importante porque permite que se formen equipos de alto rendimiento y retener a los talentos. Hay que tenerla en cuenta antes de tomar decisiones.

La empatía mejora los negocios

Por UNO

Por Carlos Mayol*FranklinCovey Cuyo - Fostering Talent

Lic./MBA - Coach Profesional

Seguir leyendo

(cmayol@fosteringtalent.com.ar)

De todas las dimensiones de la inteligencia emocional, la empatía es la más fácil de reconocer.

Todos hemos sentido la empatía de un(a) maestro(a) o un(a) amigo(a) sensibles; todos hemos impactado por la falta de ella en un coach o un jefe.

Pero cuando se trata de los negocios, raras veces escuchamos que las personas son elogiadas, menos aún recompensadas, por su empatía. La palabra misma parece no ser propia de los negocios, está fuera de lugar entre las duras realidades del mercado.

Pero la empatía no es una especie de blandenguería: “Yo estoy bien, vos estás bien.” Es decir, para un líder no significa adoptar las emociones de otras personas como propias y tratar de complacer a todos. Eso sería una pesadilla, sería imposible de actuar.

La empatía significa considerar cuidadosamente los sentimientos de los asociados, junto con otros factores, en el proceso de tomar decisiones inteligentes.

La empatía es particularmente importante hoy por tres razones: lograr equipos de alto rendimiento, el rápido cambio de los factores externos y la creciente necesidad de retener el talento.

Consideremos, por ejemplo, el desafío de liderar un equipo. Como puede testimoniar cualquiera que haya formado parte de un equipo, los equipos son calderos de emociones en ebullición. A menudo se les encarga lograr consenso, lo que es ya difícil con dos personas y se hace más difícil a medida que el número aumenta. Aún en grupos con tan sólo cuatro o cinco miembros, se forman alianzas y se establecen agendas en conflicto. Un líder de equipo debe ser capaz de intuir y entender los puntos de vista de todas las personas alrededor de la mesa.

La empatía juega un rol clave en la retención del talento, en particular hoy en la economía de la información. Los líderes siempre han necesitado la empatía para retener la gente buena, pero hoy lo que está en juego es mucho mayor. Cuando las personas buenas se van de la empresa se llevan consigo el conocimiento, el tiempo de entrenamiento y la inversión.

Allí es donde intervienen el coaching y el mentoring.

Los coaches y los mentores sobresalientes dan retroalimentación efectiva. Saben cuándo empujar para obtener mejor desempeño y cuando contenerse.

En la manera como motivan a sus coachee o mentoree, ellos demuestran la empatía en acción.

Las personas se preguntan cómo los líderes pueden tomar decisiones difíciles si tienen “sentimientos” hacia las personas que serán afectadas.

Los líderes con empatía hacen más que conmiserarse con las personas a su alrededor: usan su conocimiento para mejorar sus empresas de maneras sutiles pero importantes.

Ellos llevan a las personas quizás no donde quieren estar (en una zona de comodidad) pero sí donde deben estar, mucho más allá de lo que lograrían por sí mismos.