Industrias, a la espera del repunte

Contracción. Con datos de julio, el Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) llegó al nivel más bajo desde enero de 2008.

El 2 de septiembre se celebra el Día de la Industria en la Argentina. Este año, los datos para este sector han alternado buenas y malas.

Por ejemplo, la producción de las pymes industriales registró en julio una caída del 7,3%, frente al mismo mes de 2017, acumulando tres meses seguidos en retroceso pero, al mismo tiempo, la devaluación benefició a textiles y productores de alimentos, favorecidas por el encarecimiento de importaciones.

"Así, la rentabilidad tuvo una pequeña mejora y subió a 38,3% la proporción de firmas con resultados positivos", señala el relevamiento mensual que realiza la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) a más de 300 empresas.

Con datos de julio, el Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) llegó al nivel más bajo desde enero de 2008, cuando empezó a hacerse el estudio.

La medición desestacionalizada respecto de junio tuvo una caída del 4,4% y en los primeros siete meses del año acumula un alza del 0,1% en comparación a 2017. "Hasta que la macro no se asiente un poco, se estabilice el tipo de cambio y la tasa de interés empiece a bajar, va a ser muy difícil con herramientas micro poder compensar esta situación", sostuvo Pedro Cascales, de la CAME.

En este escenario, sobresalen tres datos preocupantes. Por un lado, la caída afecta a todos los sectores industriales sin distinción, pero además, la inversión se encuentra en niveles mínimos, y apenas una de cada cinco empresas reciben los beneficios que establece la ley Pyme.

Los 11 rubros industriales relevados presentaron caída a nivel de producción, con caídas muy significativas en productos electromecánicos e informática (13,5%); papel, cartón, edición e impresión (10,6%); y madera y muebles (10,2%).

Las Pymes industriales, en tanto, tienen una elevada capacidad ociosa, que en julio llegó a 57,9%.

Como resultado, la inversión está en niveles muy bajos. En una encuesta cualitativa sólo el 17% de los consultados dijo tener planes de inversión, a principios de año era cerca del 40%.

Incluso la ley Pyme hoy tiene efectos limitados. "Por diferentes razones solo el 21,1% de las industrias está utilizando sus beneficios", señala CAME. Otro 7% se inscribió pero ya no cumple los requisitos para tener los beneficios. "El impuesto al cheque puede tomarse a cuenta de Ganancias pero muchas pymes no tienen ganancia. Además, los beneficios de la ley Pyme se otorgan si no se despide más del 5% del personal, pero algunas Pymes despidieron gente por la situación económica", señaló Cascales.

Preocupación en la UIA

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, expresó su preocupación por la crisis de confiabilidad que, a su criterio, atraviesa el país, y consideró que en este contexto el Gobierno hace lo que puede. "Tenemos que salir de la crisis de una vez por todas, así podemos buscar el largo plazo de manera permanente. Para ello, se necesitan reglas del juego claras y creo que el Gobierno está usando todas las herramientas que tiene para salir de esta situación", consideró el industrial.

El jefe de la central fabril evaluó que la crisis cambiaria es un "problema sobre dimensionado", por lo cual recomendó "salir rápidamente de esta situación".

Para el empresario, el eje del problema "es la desconfianza que hay en el peso. "Por eso, estamos teniendo una devaluación que no es competitiva, sino que se está dando porque no hay confianza en la gente con la moneda nacional", dijo.

En esta nota: