economia - Ganancias Ganancias
domingo 29 de octubre de 2017

¿Ganás o perdés dinero con tu planificación fiscal?

Por Luis María Anselmi
El autor es Contador Público. Licenciado en Economía.
Licenciado en Administración de Empresas.

Cuando hablamos de planificación fiscal, no estamos hablando de evasión, son dos cosas muy diferentes. No hace falta aclarar y advertir que la evasión es un delito, inclusive penal, pero planificar estamos en todo nuestro derecho, tal cual lo determina nuestra Constitución Nacional en su artículo 19, donde explicita que "ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe".

La planificación fiscal es un derecho que posee el contribuyente o ciudadano, en poder organizar su actividad, su patrimonio, sus negocios, sus inversiones, etc, de manera tal de minimizar lo que más pueda la carga tributaria y gastos innecesarios o posiblemente evitables.

Algunos ejemplos, entre muchos otros, de planificación, son las inversiones en plazos fijos, Lebac, Letes y títulos nacionales y provinciales. Este tipo de inversiones, además de tener un retorno muy interesante, están exentos de Impuesto a los Bienes Personales, y sus intereses de retorno, también se encuentran exentos de Impuesto a las Ganancias.

Otras opciones es acogerse a las leyes que son adoptadas para aquellos contribuyentes que poseen buen comportamiento fiscal ante el organismo recaudador, en este caso AFIP, como por ejemplo la ley de cumplimiento fiscal sancionada en 2016, ley 27.260.

Esa ley enmarcaba a todos los contribuyentes que se encontraban al día con el organismo AFIP en los periodos 2015 y 2016, y uno de sus beneficios para aquellos que se acogían, era la eliminación del Impuesto a las Ganancia Presunta, eliminación del Impuesto a los Bienes Personales hasta el año 2018 inclusive, diferimiento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) por 90 días, etc. Otra ley sancionada en estos últimos tiempos, es la Ley Pymes, que también poseen beneficios impositivos muy tentadores en cuanto IVA e impuesto a las Ganancias.

Otro tipo de beneficio en cuanto a impuesto a las Ganancias, cuando se está por reemplazar una maquinaria o rodado, es optar por el régimen de venta y reemplazo. Por eso es tan importante antes de realizar cualquier inversión, consultar a un buen Contador Público o asesor financiero e informarle las inversiones que planea realizar durante el año fiscal, o al menos planificarlas y así determinar su mejor adquisición y forma de pago. No es lo mismo pagar de contado, financiado, con fondos propios o de terceros, con valores de terceros, por intermedio de leasing, etc.

Al momento de realizar un negocio o compra venta de algún inmueble, rodado, maquinaria, etc., muchas personas realizan contrato de compraventa. Si evitaran ese paso y directamente realizan las transacción y la instrumentan por medio de factura, remito o recibo, se ahorrarían el impuesto de sellos, que no es un detalle menor.

También hay que tener en cuenta al momento de adoptar la forma jurídica al realizar un proyecto o negocio, dado que no es lo mismo un Sociedad Anónima, Sociedad de Responsabilidad Limitada, una Sociedad Colectiva, Unipersonal, ser contribuyente Monotributista o Responsable Inscripto. No es lo mismo una Sociedad Anónima, la cual su renta está grabada al 35%, que una Sociedad Colectiva, donde la renta se divide por los integrantes y el porcentaje de impuesto varía de acuerdo a la escala de ganancias.

En cuanto a las Sociedades Unipersonales, son adoptadas para realizar emprendimientos que requieren del financiamiento externo, dado que el Impuesto a los Bienes Personales grava al Patrimonio Neto y no al activo. Por eso mismo, cada forma jurídica posee su casillero en el tablero. "No es reprensible el esfuerzo honesto del contribuyente de mantener sus impuestos tan bajos como sea legalmente posible".

Lo que sí está prohibido, es la adopción de formas jurídicas inadecuadas. Por eso mismo, la planificación fiscal no es un fraude, siempre y cuando se realice en el marco de la ley. "No es lo mismo cualquier Contador Público, que aquel que te salva de un problema financiero que no sabías que tenías, que no podrías resolver sin él, con una complejidad que no puedes entender".
Fuente:

Más Leídas