Gestión de residuos

Familia Morillas: de plomeros domiciliarios a empresarios con inversiones multimillonarias

Humberto Morillas y Susana Alcaraz se movían en micro y arreglaban caños rotos en el barrio Supe. Hoy sus hijos Javier y Jorge dirigen Alfa Service, empresa especialista en tratamiento de residuos peligrosos

La empresa Alfa Service comandada por la familia Morillas es una firma mendocina con más de 30 años de trayectoria. Posee el conocimiento, la infraestructura y flexibilidad para ofrecer un servicio integral en la gestión eco-sustentable de residuos peligrosos e industriales.

“La historia comenzó de la mano de mi padre Humberto a la edad de 25 años aproximadamente y la colaboración de Susana mi madre, haciendo servicios de plomería e instalaciones de gas. En ese momento se manejaban en colectivo, con una caja de herramientas bajo el brazo”, detalló Jorge Morillas a Diario UNO.

Morillas contó que luego surgió la oportunidad de hacer las conexiones domiciliarias del barrio SUPE de Godoy Cruz. Para ese entonces ya habían adquirido un vehículo a fuerza de sacrificio y superación, y fue que terminada esa obra se funda la empresa hoy conocida como Alfa Service que continúo realizando servicios domiciliarios de plomería, instalaciones de gas, destapes, desinfecciones, instalaciones cloacales y desagotes.

“Luego con el paso del tiempo surgió otra gran posibilidad, otra licitación que consistió en la primera colocación de medidores de agua en el gran Mendoza, donde la empresa da el primer salto y logra adquirir equipamientos más modernos y su primera flota de vehículos, posicionándose como una de las referentes del rubro”, destacó.

Con el pasar del tiempo y la falta de empresas relacionadas a la problemática ambiental generada por los residuos peligrosos, es que su padre ideó la primera planta móvil de la provincia, con un sistema de filtrado de Y-9 (mezclas y emulsiones de desechos de aceite y agua o de hidrocarburos y agua) como así también recuperación de Y-8(desechos de aceites minerales no aptos el uso que estaban destinados), logrando el certificado de operador número 1 de la provincia a mediados de la década del 90.

“Más adelante, y con la participación del resto de la familia sumada a la experiencia y visión de Humberto, logramos localizarnos en un gran predio de 5 hectáreas en el parque industrial Provincial alcanzando una ubicación estratégica, que basándonos en la mejora continua y el crecimiento sostenido a lo largo de estos más de 30 años, es que nos permite hoy ser la única empresa de trasporte, tratamiento integral y disposición final de residuos peligrosos en Mendoza”, resaltó.

Mercado diverso

Morillas enfatizó que en el sector que trabajan es “muy diverso, seguramente existen algunas anomalías e informalidades, pero tratamos siempre de enfocarnos en lo nuestro y brindar soluciones a quienes nos eligen día a día, nuestros clientes. Garantizando una trazabilidad confiable”.

Posteriormente detalló: “Estamos orgullosos de ser la empresa con más movimientos del rubro, lo cual trae aparejado que seamos los más controlados por la DPA (Dirección de Protección Ambiental), todo esto sumado a nuestro constante deseo de superación y autoexigencia nos mantiene a la vanguardia, logrando niveles de excelencia en los que hacemos”.

Proyectos

Siempre la empresa está trabajando en nuevos proyectos. Algunos de los que mencionó el profesional es la puesta a punto de un horno rotativo, ya instalado, para el tratamiento de tierras contaminadas con hidrocarburos, como fondos de tanque y cutting de perforación.

“Recientemente hemos incorporado una línea de tratamiento para la corriente Y-12 (Desechos resultantes de la producción, preparación y utilización de tintas, colorantes, pigmentos, pinturas, lacas o barnices.) totalmente vanguardista”, opinó.

Además de la incorporación de otras corrientes inéditas como es el caso de Y-31(Plomo, compuestos del plomo). Y-36 (Asbestos (polvos y Fibras). Y-29 (Tubos fluorescentes y mercurio).

“Actualmente con la ubicación que tenemos en el parque industrial de Luján de Cuyo, llegamos a todos los rincones de la provincia, desde Uspallata hasta La Paz y hacia el sur hemos llegado hasta los límites con la provincia de Neuquén y La Pampa. No obstante, la empresa está en tratativas con varios municipios, para expandir la propuesta ambiental y poder brindarles soluciones a los sectores más aislados del Gran Mendoza. Sin descartar la posibilidad de abrir otras plantas de tratamiento, en otros departamentos a corto plazo”, subrayó.

Pandemia

Morillas con relación a la pandemia destacó que se vieron afectados fuertemente. “Si bien nuestra actividad fue catalogada como esencial y nunca paramos, muchos de nuestros clientes si, e inclusive algunos hasta cerraron, lo cual generó una baja en nuestro volumen de procesamiento”, resaltó.

En cuanto a los recursos humanos tomaron medidas de trabajo escalonado para minimizar la posibilidad de contagio, activaron protocolos sanitarios y además les tocó aislar personal de riesgo, a pesar de ser uno de los momentos más difíciles que la empresa atravesó, mantuvieron el principal valor que es el capital humano.

“Por último, me gustaría agregar un proyecto que van más allá del procesamiento y la producción, la visión que tenemos de la empresa es a futuro crear un Oasis dentro del parque industrial, logrando ser el pulmón verde del mismo, venciendo esos prejuicios que se tiene de las empresas que se dedican al tratamiento de residuos, enmarcados como una industria sucia”, finalizó.

En familia

Jorge Morillas, mendocino, 33 años, padre, estudiante de Ingeniería Industrial, hijo menor de Humberto Morillas y Susana Alcaraz, actualmente ocupa el cargo de gerente general de la firma Humberto Morillas S.A más conocida como Alfa Service.

En la empresa también participan su hermano Javier Morillas actualmente presidente y su madre Susana Alcaraz, tesorera de la misma.

Temas relacionados: