Economía
El aceite de oliva en el mercado internacional cayó entre el 30 y el 40% en dos años. Las mejoras llegarían recién en el 2011.

El sector olivícola de Mendoza atraviesa su peor momento

Por UNO

Desde la década del \'90 hasta 2008, el aceite deoliva a granel se cotizaba en el mercado internacional a un valor promedio de 4 mil dólares la

tonelada. Hoy el precio es de 2.800 dólares la tonelada.

El dato es contundente. Sintetiza el difícil momento que atraviesa el sector olivícola

nacional –justo cuando se inicia la cosecha de la aceituna– debido a factores que se han combinado

como si fuera "una tormenta perfecta", describe Rodolfo Vargas Arizu, presidente del Comité

Olivícola de Mendoza (COMEN) y director comercial de Vargas Arizu SA, empresa local dedicada a la

producción y exportación de aceite de oliva.

–¿Cuál es el panorama actual de la olivicultura?

–Estamos en una de las peores crisis que yo conozca. Se cruzaron todos los astros para que se

dé una tormenta perfecta. Primero, distingamos que hay dos mercados: el de aceitunas en conservas y

el de aceite de oliva. Los dos están demandados en producto, no hay problemas de venta, ya sea a

granel o envasado. La conserva tiene buen precio: entre 1.300 y 1.600 dólares la tonelada. Eso da

para que el kilogramo de aceitunas valga entre 0,50 y 0,60 dólares y permita pagar la tierra. Pero

el panorama no es el mismo en el sector del aceite de oliva. En la década del \'90 el valor

promedio de la tonelada de aceite de oliva estaba en 4 mil dólares; llegó a picos de 6.500 y a

bases de 3 mil dólares. Entre el \'99 y 2001 tuvimos inclemencias económicas muy importantes: una

helada en agosto de \'99 muy fuerte que provocó que al año siguiente no hubiera cosecha y otra a

principios de 2001. Desde entonces, las cosechas han sido erráticas y malas y la agricultura ha

venido mal. Si bien los precios venían razonables y en 2002 voló el tipo de cambio beneficiando la

exportación, estos problemas climáticos hicieron que hubiera menos cantidad de producto. Luego vino

la crisis internacional de 2008, y el precio del aceite de oliva cayó entre 30% y 40%. Hoy, la

tonelada está en 2.800 dólares.

–¿Qué otros factores están afectando la olivicultura argentina?

–Varios. Paralelo a la baja del precio del aceite llevamos tres o cuatro años seguidos de

alta producción en Europa. Principalmente España, Italia, Portugal y Grecia, que están entre los

países de la Comunidad Económica Europea más afectados por la crisis internacional. Por eso tienen

gran cantidad de stock y lo están liberando a precios muy bajos. Aparte, ellos aumentaron los

subsidios al sector porque tienen que ayudar a sus agricultores.

–A nivel nacional, ¿cómo los han afectado las variables económicas?

–Hasta 2006 el tipo de cambio en Argentina fue equilibrado, pero a fines de 2007, con la

elección de Cristina (Fernández de Kirchner), comenzó a retrasarse. Para las elecciones el dólar

estaba a 3,20 y hoy está a 3,80, cuando la inflación en ese período se calcula en un 100%.

–¿Para ustedes el dólar debería estar por encima de los 6 pesos?

–Si lo contamos en salarios debería estar al doble, porque hoy los sueldos duplican a los de

2007. Sí, debería estar a más de 6 pesos. Además, el valor del euro ha caído respecto al del dólar

y el aceite de oliva es valor euro. Por eso los europeos son competitivos.

–¿Cuál es la perspectiva frente a este escenario tan complicado?

–Hay que apretar los dientes un año más. Subir precios o modificar los costos internos

(salarios, cargas sociales, impuestos) que son los más altos de la historia, es imposible. El año

pasado, el panorama era mucho peor porque no se avizoraba cómo iba a terminar la crisis. Este año

es complicado pero creo que para la cosecha del año que viene las cosas van a mejorar. En cuanto

baje la producción en España, que está teniendo problemas climáticos, se va a revertir la

situación. Además, el mercado está muy ágil. Brasil, que es nuestro principal comprador, está

creciendo, pero los valores están estancados porque nos compra a nosotros al mismo precio que a

España y Portugal que están vendiendo cada vez más barato.

–¿No les conviene buscar otros mercados?

–El mercado tiene más demanda que oferta en ambos productos, aceites y conservas. Tenemos

mercado en Brasil, México, Colombia, Estados Unidos y algo de Asia. El problema no es comercial, es

un problema transitorio de precios. Las fincas no están en su mejor momento, pero el futuro es muy

bueno. A partir de 2011 los precios van a empezar a subir.

–Mencionó que las fincas vienen castigadas por los problemas climáticos. ¿A nivel agronómico

se pueden mejorar las plantaciones?

–Sí, fertilizando y trabajando la tierra como corresponde la recuperación es rápida. Pero hoy

difícilmente el agricultor tenga capacidad para hacerlo. El 50 % del valor de la aceituna es para

pagar la cosecha, si es que conseguimos cosechadores, porque como se atrasó la cosecha de uva nos

cuesta mucho conseguir obreros. Además, con lo que regala Cristina (Fernández de Kirchner) la gente

prefiere el plan social en lugar de trabajar.

–¿Esa falta de trabajadores aumenta los costos de la cosecha?

–Sí, claro. Fácilmente la caja va a estar en 7 pesos.

Panorama

- 17 mil son las hectáreas cultivadas con olivos en toda la provincia de Mendoza,

distribuidas en los departamentos de Maipú, Rivadavia, San Martín y San Rafael.

- 4° se ubica Mendoza a nivel nacional en cantidad de hectáreas de olivos, después de

Catamarca, La Rioja y San Juan. Antes de la promoción industrial y el diferimiento impositivo

estaba primera.

Consumo y campañas

–¿Han realizado campañas para fomentar el consumo?

–Hemos trabajado en supermercados en Brasil. Desde el año pasado estamos incursionando en

EE.UU.

–Pero ustedes no han hecho una campaña al estilo Vino Argentino...

–No, porque el mercado olivícola es muchísimo más chico. La vitivinicultura es un mercado de

3 mil millones de dólares y el nuestro es de 150 a 200 millones de dólares. Pero ingresamos al

Consejo Oleícola Internacional, en el que participan España, Italia, Grecia, Francia, Turquía y

Marruecos. El consejo hace campañas incluso en Japón, China e India.

–¿Cuáles son los ejes de las promociones: calidad, marca, beneficios para la salud?

–Apuntamos a los beneficios para la salud y a la gastronomía instalando al aceite como un

producto gourmet.

–¿Cuáles son los promedios de consumo?

–El consumo es muy pequeño y si se duplicara no podríamos abastecerlo. Brasil consume 500

mililitros de aceite de oliva per cápita por año y Argentina, 250 mililitros.

Perfil

Rodolfo Vargas Arizu, licenciado en Enología y Frutihorticultura, desde hace cuatro años

preside el Comité Olivícola de Mendoza (COMEN). Es director comercial de Vargas Arizu SA, empresa

dedicada a la exportación de aceite de oliva bajo la marca comercial Vistalba, y director comercial

de la bodega Tierras Altas. Forma parte de la tercera generación familiar dedicada al negocio.

Dejá tu comentario