Economía
Amado Boudou se reunió esta mañana con asociaciones de consumidores italianos tenedores de bonos argentinos para explicarles los detalles del nuevo canje de deuda.

El ministro de Economía se reunió en Roma con los bonistas más duros

Por UNO

El ministro de Economía, Amado Boudou, se reunió esta mañana en Roma con asociaciones de

consumidores italianos tenedores de bonos argentinos, para explicarles los detalles del nuevo canje

de la deuda en mora que impulsa el Gobierno nacional y que hoy queda abierto por 30 días.

La reunión comenzó a las 10 (las 5 en la Argentina), en el hotel Parco dei Principi, donde

Boudou y su equipo recibieron a representantes de los bonistas italianos como primera actividad de

presentación de la oferta de canje.

Tras la reunión, el ministro y el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, presentarán la

oferta en conferencia de prensa.

Por la tarde, Boudou tiene previsto reunirse con Task Force Argentina (TFA), asociación que

preside Nicola Stock y representa a unos 180.000 bonitas italianos.

El objetivo de la presentación internacional es sumar la mayor cantidad posible de tenedores

minoristas a la operación, en la que el Gobierno aspira a lograr una adhesión no menor a 60%.

Según Boudou, de alcanzarse ese nivel de adhesión se terminará con las causas judiciales de

aquellos acreedores que reclaman el pago de lo adeudado por esa vía. La semana pasada, el juez

neoyorquino Thomas Griesa rechazó un pedido de los bonistas en default que mantienen litigios con

la Argentina para frenar la operación.

El segundo tramo de la gira internacional de presentación de la propuesta será Londres, donde

Boudou y Lorenzino estarán el martes y el miércoles.

A la par del canje, Economía lanzará la suscripción hasta el 14 de mayo para adquirir un bono

con vencimiento en el 2017 por u$s 1.000 millones, en la que confía en conseguir una tasa de un

dígito.

El ministro reiteró la semana pasada que este canje "no es sólo para normalizar la situación

financiera del país, sino que además, servirá para bajar las tasas de interés, y permitirá a

nuestras empresas financiarse de manera más beneficiosa, y continuar impulsando el crecimiento".

La oferta de canje prevé una quita no menor de 66,3%. En esta oportunidad la deuda elegible

que entra en el canje suma u$s 18.300 millones, mientras que en 2005 ascendió a u$s 81.800

millones, y recogió una adhesión superior a 75%.

A los grandes tenedores de bonos que ingresen antes del 12 de mayo se les tomará el valor

pleno, pero a quienes lo hagan después de esa fecha, se les descontará un centavo por cada dólar

que aporten. Esta "penalización" no regirá para los minoristas.

Los acreedores podrán optar entre dos tipos de bonos, uno Descuento -orientado a inversores

institucionales- y otro Par, que fue diseñado para inversores minoristas.

En el tramo minorista, para aquéllos que tengan títulos hasta u$s 50.000 o su equivalente en

otras monedas, los acreedores recibirán un bono Par, sin quita, con un cupón atado a la evolución

futura del PBI y el pago de los intereses devengados en efectivo, hasta un total de u$s 160

millones.

Para los mayoristas, por montos superiores al millón de dólares, la propuesta contempla bonos

Descuento, con una quita de 66,3%, un bono atado al PBI, también hacia adelante, y el pago de los

intereses devengados a través de un bono 2017, con una tasa de interés de 8,75% anual en dólares.

El canje se hará respetando la moneda de origen en la que esté emitido el título impago, ya

sean pesos, dólares, euros o yenes, y los nuevos papeles en pesos mantendrán la actualización por

CER.

Dejá tu comentario