Economía

Fuentes del Gobierno de la República Popular precisaron que Chen llegará a la cabeza de una comitiva de 60 empresarios de las firmas más importantes del dínamo asiático y será recibido el jueves por el canciller Héctor Timerman y la ministra de Industr

El ministro de Comercio chino llega el jueves, con la idea de invertir

Por UNO

El influyente ministro de Comercio chino, Chen Deming, llegará a la Argentina el jueves con el fin de mejorar y ampliar el intercambio bilateral, una misión que incluirá promesas de inversión y planteos contra la decisión del Gobierno de obstaculizar el ingreso de productos de ese país.

Fuentes del Gobierno de la República Popular precisaron que Chen llegará a la cabeza de una comitiva de 60 empresarios de las firmas más importantes del dínamo asiático y será recibido el jueves por el canciller Héctor Timerman y la ministra de Industria, Debora Giorgi, aunque posiblemente también tenga una audiencia con la presidenta Cristina Kirchner.

Se trata de la visita de mayor peso político y económico del año procedente de la segunda economía mundial y segundo socio comercial de la Argentina, en medio de un rebote de la balanza pero también de persistentes problemas de intercambio.

"Todavía nos preocupan medidas antidumping que afectan a nuestro comercio. Esperamos resolverlos a través del diálogo y las consultas amistosas. Esta es una buena oportunidad", sostuvo una fuente diplomática china en diálogo con Noticias Argentinas.

A propósito, agregó: "No queremos exagerar, (pero) las nuevas licencias no automáticas aplicadas por la Argentina afectan a casi todos los productos chinos. Hay empresarios chinos que están protestando, como los de Lenovo que fabrican netbooks".

"Entendemos lo que piensa el gobierno argentino pero no se pueden adoptar medidas de alto impacto que también afectan a los consumidores locales: el mercado local no puede satisfacer en lo inmediato la demanda de todos los productos que son importados y ese faltante aumenta la inflación", amplió la fuente que pidió reserva de su identidad.

Del lado argentino, funcionarios consultados por NA hicieron hincapié en las oportunidades de inversión que acarrea la visita del ministro Chen que es una continuidad de la realizada por Cristina Kirchner en julio de 2010. El gobierno chino sabe que no es el único afectado por la decisión argentina de proteger su superávit comercial, al punto que el embajador de ese país, Yin Hengmin, quien asumió hace dos meses no pudo comprar el auto de la firma alemana BMW con el que esperaba trasladarse durante su misión diplomática de cuatro años.

La aplicación de licencias no automáticas para los productos chinos provocó el año pasado un freno a la compra de aceite de soja argentino, pese a que oficialmente se comunicó que la decisión se basó en cuestiones técnicas.

De hecho, China anunció que iba a volver a comprar aceite de soja a fines del año pasado, pero según el SENASA, en el primer trimestre de 2011 las exportaciones argentinas del producto con destino a ese país fueron de 20.748 toneladas, 80% menos que en el mismo período de 2010 (106.050 toneladas).

"Hay un problema de calidad que no fue superado. De ese problema se le advirtió a la Argentina hace dos años y después de un año, al ver que seguía, se decidió dejar de importar. Poco a poco estamos volviendo a comprar aceite de soja. Hay una necesidad de hacerlo y esta visita es una nueva oportunidad para hablar de este tema", sostuvo la fuente consultada por NA. 

Dejá tu comentario