Diario Uno > Economía

El embargo en EE.UU. frenó el plan para pagar la deuda con las reservas

Si algo faltaba para oscurecer aún más el sombrío escenario que se le presentó al Gobierno a partirde la decisión de remover a Martín Redrado del BCRA por negarse a constituir el Fondo del

Bicentenario, era recibir la noticia de que el temido embargo de las reservas se había transformado

Te puede interesar...

en una realidad. La noticia llegó a primera hora de la tarde y desequilibró a todo el Poder

Ejecutivo, que pese a la caída de 10% que mostraron algunos bonos, ratificó los polémicos decretos

y aseguró que seguirá adelante con el canje de deuda. Anoche, el propio organismo monetario se

encargó de informar que el estudio de abogados que contrató para evaluar este riesgo, será el

encargado de apelar hoy a primera hora el fallo judicial.

El embargo preventivo de u$s 1,7 millón de una cuenta transaccional que el Central dispone en

la Reserva Federal (Fed) fue dispuesto por el juez de Nueva York Thomas Griesa, en respuesta a una

nueva presentación de los fondos buitres EM Limited, de Kenneth Dart, y NML Capital, de Elliott

Associates, que desde el default arrastran un juicio con la Argentina por u$s 3.000 millones.

En los argumentos del escrito, los holdouts hicieron mención a los dos decretos emitidos por

el Gobierno (el de la constitución del Fondo y el de la destitución de Redrado). Precisaron que el

kirchnerismo dijo que iba a pagar deuda a acreedores privados con las reservas y que reforzó esa

intención al destituir al titular del BCRA, quien cuestionó el plan desde el momento de su

lanzamiento. Además, hicieron referencia a la mención de la Presidenta de que esta decisión era "

urgente".

Los fondos embargados eran los únicos que había en esa cuenta, ya que a raíz de este

congelamiento de reservas, el banco había concentrado casi todas las operaciones en el Banco de

Basilea (BIS, en sus siglas en inglés), explicaron en el BCRA. A su vez, agregaron que si bien se

trata de un embargo preventivo –que puede destrabarse con un nuevo fallo luego de la apelación–, le

va a generar una complicación operativa al banco porque sólo podrán realizar movimientos operativos

a través del BIS. "No podremos operar con la Fed", dijeron.

Este fallo no es el primero que obtienen los bonistas por el uso de reservas. De hecho, ambos

fondos lograron inmovilizar u$s 105 millones luego de que la Argentina decidiera cancelar la deuda

con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pleito que todavía no recibió sentencia firme. En los

restantes intentos el Gobierno siempre logró convencer con sus argumentos a la Justicia

norteamericana de que las reservas son patrimonio del BCRA y no del Estado Nacional, razón por la

cual "no pueden ser embargadas".

Sin embargo, desde el momento en que el Fondo del Bicentenario habilitaba a pagar con

reservas a acreedores privados,

los bonistas confirmaron la vieja teoría de que la autoridad monetaria es un alter ego del

Gobierno, por lo que al matrimonio K le quedan menos argumentos legales para liberar esos fondos.

Peor aún, este antecedente podría disparar nuevas presentaciones judiciales tendientes a embargar

el resto de las reservas, que están depositadas en cuentas del Banco de Basilea (BIS, sus siglas en

inglés).

El organismo que todavía dirige Martín Redrado apelará ante el juzgado de Griesa, a través

del abogado John Newhouse, del estudio Sullivan & Cromwell, quien usará como argumento que el

Fondo del Bicentenario es una medida abstracta y que no está operativo.

Desde la Casa Rosada y el Ministerio de Economía leyeron el fallo como una gran conspiración,

en conjunto con la oposición, en contra del Gobierno. Incluso, la presidenta Cristina Fernández

defendió a ultranza el Fondo y calificó a Redrado como un "ocupa" por no abandonar su cargo. "Todo

esto se resolverá cuando Redrado se vaya del BCRA", dijeron en el Palacio de Hacienda.

En la conferencia de prensa que dio ni bien se enteró del fallo, Boudou intentó minimizar los

alcances de la medida de Griesa, aunque lo tildó de "embargador serial" y de avalar a los fondos

buitres que estarían, según Boudou, presionando para que el canje no se concrete y así poder cobrar

tasas más altas cuando la Argentina vuelva a salir a los mercados.

Lo cierto es que una medida que tenía como finalidad avanzar exitosamente con el canje y

poder luego emitir deuda en los mercados a tasas más razonables se convirtió en la peor de las

pesadillas para el Gobierno, con fuertes caídas en los bonos y la Bolsa y con un riesgo país que

ayer se disparó a 726 puntos básicos.

Aunque informalmente analistas y técnicos admiten que tanto el embargo como la politización

del conflicto hoy hacen inviable el plan para usar las reservas, el jefe de Economía aseguró que no

están trabajando en una modificación del decreto.

Al respecto, algunos economistas insistieron en criticar el uso de reservas para pagar deuda.

Según Aldo Abram, la decisión de Griesa "confirmaría que los temores de Redrado son fundados". "

Además, que no se conforme el Fondo del Bicentenario no implica que los recursos no estén", agregó.

Por su parte, el analista de RBS Securities, Boris Segura, calificó de "fiasco" al Fondo del

Bicenteario y señaló que "ahora, la preocupación es que esta situación podría demorar la operación

con los holdouts". Respecto del ánimo del mercado, Guido Macchi, operador de Julio Macchi Sociedad

de Bolsa, consideró que "la decisión de Griesa cambió radicalmente el ánimo del mercado". "Los

inversores entienden que ahora la Argentina tiene más problemas para resolver", puntualizó.