Créditos hipotecarios: el Nación exige más ingresos

Desde mayo cambian las condiciones para poder acceder a un préstamo y se deberá ganar 40% más que en el 2017.

A partir de mayo, tomar un crédito hipotecario en el Banco Nación, la entidad pública más importante del país, será más difícil. Los ingresos necesarios para acceder a un préstamo a 30 años por $1 millón serán el 40% mayores a los de octubre pasado, los dólares que se obtendrán a cambio de ese dinero serán el 17% menos que hace 7 meses y la capacidad de compra de ese préstamo estimada en metros cuadrados será 20% menor.

El Banco Nación (BNA) subirá las tasas de interés de sus créditos hipotecarios ajustados por UVA a partir de mayo, quedarán en el 6,5% para los clientes de la entidad y en el 8% para el público en general. Es más del doble del 3,5% al que se colocaban el año pasado, en pleno período electoral, y si bien especialistas estiman que esta suba hará que menos gente pueda acceder a un préstamo para la compra de la vivienda consideran que el crecimiento del sector solamente se desacelerará.

"Obviamente va a calificar menos gente, porque al subir la tasa vas a necesitar un ingreso más alto", dijo Germán Gómez Picasso, de Reporte Inmobiliario. "Pero no por eso creo que dejen de colocarse créditos y de crecer el stock, porque en comparación con un alquiler que sube con la inflación la cuota de los créditos sigue apareciendo como más conveniente", agregó.

El economista Ariel Setton calculó la diferencia entre tomar un crédito por $1 millón y a 30 años en el BNA con las tasas de octubre del año pasado y las de hoy. En el período, además de las tasas, el dólar subió 20,6% y el costo del metro cuadrado promedio en la Ciudad de Buenos Aires aumentó 3,6% en dólares, lo que también afecta al poder adquisitivo de los préstamos de la entidad pública.

"Tomando un ejemplo concreto de un préstamo por $ 1 millón a 30 años en el Nación, en octubre de 2017 el mismo tenía una tasa de interés de 3,5% y una cuota inicial de $4.580", explicó Setton en su blog.

Ese $1.000.000 de octubre del año pasado permitía comprar 58.800 dólares, lo que en ese momento equivalía a 22,47 metros cuadrados de una propiedad promedio porteña. Para acceder a ese crédito, mientras tanto, la familia que lo tomara debía acreditar un ingreso mínimo mensual de $18.320.

Siete meses más tarde, el mismo préstamo del BNA cobra hoy una tasa del 6,5% por lo que la cuota inicial pasa a ser de $ 6.447 y el ingreso mínimo para poder acceder aumentó a $25.800, el 40,8% más que en octubre último en ambos casos.

El $1.000.000 otorgado, mientras tanto, alcanza para comprar 48.800 dólares por la variación del tipo de cambio de los últimos meses. Y, a su vez, por el aumento del valor del metro cuadrado, esos dólares permiten comprar 18 metros cuadrados promedio porteños, el 20% menos.

"Asimismo, el flujo de intereses que contempla el préstamo más que se duplicó, pasando de $616.000 a $1.275.000", dijo Setton, en base a una estimación en pesos a valor actual.

"A pesar de estos cambios, los préstamos hipotecarios UVA siguen siendo la mejor opción disponible para quienes quieran dejar de alquilar y busquen tener su vivienda propia", escribió Setton en su blog.

"Nunca recomendé estos créditos, porque generan el riesgo de que se vuelvan difíciles de pagar si el salario real pierde como en 2018", dijo Christian Buteler, analista financiero. "El nivel de tasa, más alto, además hace que menos gente pueda acceder y que sea menos conveniente, lo importante en todo caso es comparar con el alquiler, que tampoco se mantiene estable, para tomar una decisión", dijo.

Fuente:

Más Leídas