Economía

El ministro de Industria de ese país, Fernando Pimentel, llamó a Débora Giorgi para demostrar buena voluntad. Dejarán entrar 4.000 vehículos entre este martes y miércoles. Podría haber un acuerdo de cuota en maquinaria agrícola.

Brasil prometió distender el conflicto con Argentina y liberar autos en la aduana

Por UNO

El Cronista

Brasil liberará entre hoy y mañana los 4.000 automóviles varados en las aduanas y hará un importante gesto para distender el encuentro bilateral que protagonizarán el jueves los ministros de Industria, Débora Giorgi y Fernando Pimentel, en Brasilia. Así lo confirmaron a El Cronista fuentes oficiales brasileñas y del sector automotriz.

La administración de Dilma Rousseff dijo a las automotrices brasileñas, nucleadas en la Asociación de Fabricantes (Anfadea), que liberará en las próximas horas importaciones de automóviles desde la Argentina por entre u$s 40 millones y u$s 50 millones. Eso comprende a la totalidad de los vehículos varados, estimó una fuente del sector, al promediar en u$s 11.000 el valor FOB de cada rodado.

A su vez, el mayor socio del Mercosur está dispuesto a negociar la fijación de cupos de exportación en algunos sectores como maquinaria agrícola o línea blanca, tal como sugirió el gobierno argentino durante la reunión de secretarios de Industria de la semana pasada. Fuentes de la cartera de Pimentel aseguraron que el establecimiento de cuotas "será un tema a discutir" no sólo para las exportaciones brasileñas a la Argentina, sino también para el ingreso de productos nacionales a ese mercado.

Este aval de los gobiernos a avanzar en estos acuerdos sería discutido la semana próxima en el encuentro previsto entre la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (Fiesp) y la UIA, cuyos máximos dirigentes discutirán los números de intercambio de cada sector.

El rango del encuentro del jueves "que estaba previsto fuese a nivel de secretarios" fue elevado a partir de una llamada telefónica de Pimentel a Giorgi, ayer por la mañana. El ministro le sugirió a su colega argentina que viaje a Brasilia para acelerar las negociaciones y anunciar, posiblemente ese mismo día, un acuerdo. El objetivo era también evitar una nueva escalada del conflicto. Los secretarios de Industria, Eduardo Bianchi, y Alessandro Teixeira, también participarán de la negociación y harán hincapié en los tecnicismos.

"He recibido un llamado de Pimentel y ambos coincidimos en las buenas perspectivas para el próximo encuentro", enfatizó Giorgi, quien agregó que ambos son "optimistas en la solución a los diferendos comerciales".Desde la cartera industrial leyeron la actitud del ministro brasileño como un gesto de buena voluntad de cara a una negociación próspera y una reacción ante las duras declaraciones del ex ministro de Industria, Miguel Jorge, el viernes pasado. En una entrevista con el diario O Estado de San Pablo, el ex funcionario de Lula consideró que las restricciones impuestas por Brasil a la importación de autos y autopartes es "un cañonazo al Mercosur" y que "hay que tener paciencia con la Argentina".

Pese a las señales positivas de Brasil, desde Industria señalaron que comenzarán a agilizar algunas licencias demoradas de otros productos en tanto y en cuanto el mayor socio del Mercosur concrete la prometida liberación de los autos que aún aguardan en la frontera.

Pero, los reclamos por los controles a las importaciones exceden el ámbito bilateral.

En el marco de la visita de la presidenta Cristina Fernández a México, empresarios de ese país se mostraron molestos con la Argentina por las restricciones al ingreso de productos e incluso insistieron para que en la firma de los acuerdos entre las cámaras ese tema figurase entre las prioridades. "Las partes harán todo lo posible para eliminar obstáculos que puedan afectar el continuo flujo del comercio bilateral y el constante incremento del mismo", dice uno de los párrafos de los convenios firmados entre la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y la UIA con sus entidades pares mexicanas. Fuentes que participaron de la misión aseguraron que hubo planteos por las dificultades para exportar vehículos Nissan y cerveza a la Argentina.

El comercio bilateral aumentó 43,6% en 2010 respecto del año anterior. Mientras las importaciones argentinas subieron 51,9%, las mexicanas lo hicieron en 32,8%. La relación es deficitaria para el país en unos u$s 600 millones. La Argentina le vende principalmente maquinaria y equipos, en tanto México exporta en su mayor parte autos y celulares. 

Dejá tu comentario