Economia Martes, 30 de octubre de 2018

Bolsonaro: los escenarios que que se abren ahora para el país

Cinco expertos en política internacional dan su visión al respecto. ¿Lo que ocurrió el domingo es una oportunidad o un problema?

Para algunos especialistas, lo ocurrido el domingo en Brasil podría significar una vuelta a 1998, cuando Brasil devaluó de forma unilateral e inconsulta, afectando fuertemente a la economía argentina, mientras que otros ven en el arribo de Bolsonaro una posibilidad para que la Argentina crezca. Para otros, la clave es poner el ojo en las fuerzas armadas.

"Para mí, va a ser el retroceso del Mercosur a una zona de libre comercio. Hoy, estamos en una unión aduanera", dijo Gustavo Segré, socio de Center Group y profesor de la Universidad Paulista, al ser consultado por este medio.

Y añadió un ejemplo para demostrar que "las muestras de amor" entre los países que integran el Mercosurprácticamente no sirvieron.

"En el 2000, de todo lo que Brasil le compraba al mundo, el 12,25% se lo compraba a la Argentina. Hoy, nos compra el 6,09%: la mitad. Pero, Brasil multiplicó por tres sus importaciones al mundo", apuntó el profesor. "O sea, el Mercosur, a pesar de las juras de amor, no sirvió para nada... O para lo que tenía que servir", remató Segré.

Por otra parte, el socio de Center Group consideró que el futuro ministro Paulo Guedes con sus dichos sobre el Mercosur, no hizo más que plantear mayor margen para negociar por su cuenta. En otras palabras: "Voy. Si ustedes quieren venir, vengan, pero no quiero estar atado". Para luego rematar que esta postura "está bárbara" y la Argentina podría beneficiarse.

Paulo Guedes.
Paulo Guedes.

Para Segré, la postura de Brasil, no solo significará mayor libertad para la Argentina a la hora de negociar con otros países, sino que además podrá acompañar al país vecino y adelantó que Brasil tendrá un crecimiento como el que no se vio "en los últimos 30 años".

"Las declaraciones del futuro ministro de Economía son muy parecidas a las cosas que no declaran pero que piensan los economistas ortodoxos en la Argentina. Para ellos, el Mercosur es una cosa etérea", dice el analista político Enrique Zuleta Puceiro.

Y, al igual que Segré, tiene una visión más bien positiva sobre el impacto que el triunfo de Bolsonaro podría traer para la economía argentina.

"Lo central es que viene una política muy nacionalista, muy afirmativa, muy desarrollista; de grandes obras de infraestructura", enumera Zuleta Puceiro, para luego pronosticar que todo eso "puede ser que impacte sobre las expectativas de la Argentina financiera y de la argentina industrial, pero no del país en su conjunto".

Indicadores funestos

"Mi gran preocupación es que comience a tomar un conjunto de medidas, empezando por una reducción impositiva fuerte para las empresas, u otras en ese tenor, que van a favorecer a las empresas brasileñas en desmedro de las argentinas", dijo el doctor en Ciencias Políticas Julio Burdman a El Cronista. "Si a eso le sumamos que comience a impulsar una devaluación fuerte, estamos nuevamente complicados", añadió, para luego señalar que "esos indicadores son funestos".

Y es que, para Burdman, la postura del futuro ministro de Hacienda podría significar una vuelta a 1998, cuando Brasil hizo una devaluación unilateral, inconsulta, y la Argentina "entró en una crisis que termina en el 2001".

"Eso fue el problema de la descoordinación política, que entre varias comillas, el Mercosur político contribuye a resolver", explicó el analista. Y subrayó que el discurso antipolítica de Bolsonaro indica que "no quiere que haya integración política, sino que simplemente se sienten a negociar en función de los intereses de Brasil".

La dimensión geopolítica

"Más que mirar solo la dimensión de las relaciones económicas futuras de Brasil con la región y con el mundo, me parece que hay que mirar mucho más la dimensión geopolítica", consideró el profesor plenario de la Universidad Di Tella, Juan Gabriel Tokatlian, que, según su postura "puede tener un impacto regional muy notable".

Y en este sentido aludió a "la agenda que tienen los militares en Brasil, que han vuelto a ubicarse como un poder decisivo en la vida institucional del país", además de mencionar, su papel cada vez más gravitante y activo en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, el despliegue persistente en las fronteras, por una fuerte animadversión con respecto a Venezuela, sus ambiciones tradicionales en materia de geopolítica, "que seguramente ahora estarán validadas por un líder que intenta hacer renacer a Brasil", concluyó Tokatlian.

Inspiración pinochetista

El sociólogo Gabriel Puricelli, por su parte, recordó que "Bolsonaro fue un ultranacionalista ultraproteccionista hasta 2016, cuando sumó a su equipo a Paulo Guedes, y dio un giro de 180° en materia económica y comercial" con el que, sostiene, viró "hacia un librecambismo de inspiración pinochetista".

Puricelli apuntó que el "escueto programa" del presidente electo de Brasil "no contiene ni la palabra 'Argentina', ni la palabra 'Mercosur'" y que "Guedes ya ha dicho que el Mercosur no es su prioridad", a lo que se suma que "Onyx Lorenzoni, el diputado que se especula será el ministro de la Casa Civil de Bolsonaro, acaba de anunciar que el nuevo presidente romperá la tradición e irá a Chile en lugar de a Argentina en su primer viaje al exterior".

"Todo apunta -resumió- a una degradación de la relación bilateral con la Argentina".

El sociólogo agregó que "si Bolsonaro fuera tan extremo en su apuesta por el libre comercio como Guedes, el acuerdo de comercio administrado en el sector automotor correría serio peligro y se abandonará la norma mercosureña de sólo negociar tratados de libre comercio como bloque y no como países individuales", lo que, sostuvo, "sería el fin del Mercosur".

También planteó como "otra incógnita" al esquema de gobernabilidad futura en Brasil: "¿Los militares disciplinarán a la mayoría de los diputados?, ¿habrá fujimorización ante un congreso inmanejable? Dependiendo de la resolución de ese intríngulis, habrá más o menos estabilidad política, facilitando o complicando el dinamismo económico del país, que es de importancia vital para Argentina".

Fuente: El Cronista.

Más noticias