Diario Uno > Economía > Fabrica de motos

Acusaciones entre fabricantes de motos

El fabricante de motos Zanella acusó este viernes a su competidora Motomel de pretender forzar una venta a su favor con el fin de perjudicar la continuidad laboral de sus demás plantas.

Te puede interesar: ANSES: Cuándo y dónde cobro el bono de $5.000 de enero para los jubilados con la mínima

Zanella, que está en convocatoria de acreedores, denunció en un comunicado que Motomel irrumpió "sin legitimación alguna" en el expediente judicial del concurso preventivo de la empresa.

En medio de una crisis por la caída de ventas, la compañía cerró sus plantas de Mar del Plata, San Luis y Córdoba, y aplicó despidos en su fábrica histórica de Caseros, en el 2019.

La denuncia contra Motomel dice que esta compañía está "intentando boicotear, obstaculizar, impedir y/o retrasar la disposición de ciertos activos que pretende gestionar en el legítimo uso de sus derechos y atribuciones, y en el marco de la libertad contractual y el derecho de propiedad, de raigambre y protección constitucional".

La respuesta de Motomel fue que realizaron una presentación de compra ante la justicia comercial para quedarse con Zanella pero que los dueños habían negociado con la firma Industria Metalúrgica Sud Americana (IMSA) por un valor mucho menor al que ellos ofrecieron.

Fuentes de Zanella confirmaron la oferta de IMSA y que fue aprobada tanto por el síndico que lleva adelante el concurso como por el juez que entiende en la causa.

Desde Zanella Agregaron que la empresa entiende que no se trata de una subasta de la compañía sino que sus dueños pretenden vender la marca para avanzar con su reactivación y de la producción en su fábrica de San Luis.

En la disputa entre las dos productoras de motos más importantes del país, Zanella sostuvo que su rival busca "inmiscuirse en una contratación privada entre partes, pretendiendo una suerte de proceso de mejoramiento de ofertas que no existe en el marco de un concurso preventivo, donde Zanella conserva la administración de sus bienes y es la única que puede decidir a quién vende".

Responsabilizó también a Motomel por poner "en riesgo los puestos de trabajo del personal de Zanella, y en particular de aquellos afectados a la planta de San Luis, que estaban a la espera de la reactivación de la misma".

Zanella afirmó también que Motomel intenta incurrir en prácticas desleales y anti competitivas, "lesivas de la libertad de contratación y del derecho de propiedad, con el único interés de obtener a toda costa la adquisición de los activos de la empresa".

"Pretenden colocar y forzar a Zanella a una situación de quiebra, con el fin de obtener la adquisición de sus activos en un proceso de remate", denunció.

Te puede interesar...