Diario Uno deportes

El Loco Ibáñez jugó anoche su último encuentro en Godoy Cruz y los hinchas tombinos una vez más le demostraron su cariño y afecto a quien es uno de los ídolos del club. En Primera tiene 137 encuentros. Fotos.

Y Nelson dijo hasta luego...

Por UNO

Omar Romeroromero.omar@diariouno.net.ar

Me acusan de rebelde, agitador y revolucionario por no pensar lo mismo y decirlo”, canta Callejeros, la banda de la que Nelson Martín Ibáñez disfruta en sus ratos de ocio. Y esta letra hoy describe el momento actual del Loco en su despedida de Godoy Cruz, equipo al que le brindó toda su carrera profesional.

Y a pesar de que su alejamiento de la Bodega ya estaba confirmado, llegó el día de la despedida de Nelson de los hinchas del Expreso.

Pero antes de irse, el Loco, jugador de pocas palabras y quien no solía dialogar con la prensa, habló y dijo todo lo que sentía en este momento triste de su carrera. Se despachó contra el presidente del club, José Mansur, a quien acusó de querer hacerlo quedar como “el malo de la película” al alejarse del Tomba sólo por dinero: “Esto no es por plata, eso es mentirle a la gente”, expresó el arquero.

Hombre de rock, fiel de Callejeros, nombre de la banda que lleva tatuada en su piel, Ibáñez ayer entró por última vez como jugador de Godoy Cruz al Malvinas Argentinas, al menos en esta etapa de su carrera.

“Los que me conocen que hablen de mí y digan qué clase de persona soy”, como invocando sin querer a Patricio Fontanet, ex líder de Callejeros y su frase: “¿Puede criticar el que no sabe quién sos?”.

Así de simple es Nelson. El Loco. El último ídolo del Tomba. Quien defendió el domingo por última vez el arco de Godoy Cruz, precisamente el equipo que lo hizo debutar en Primera División hace casi siete años,

Juan. Ese partido no lo jugó, pero luego le llegó la titularidad ante Jamaica, en el amistoso de Mar del Plata. Curiosamente compartió el once inicial albiceleste con Martín Palermo, hasta ayer su entrenador.

Su despedida incluyó caravanazo y todo, como muestra de afecto y de apoyo, por pura iniciativa del pueblo bodeguero que lo quiere y le reconoce su trayectoria en el club.

Fue ovacionado por su gente al llegar al estadio Malvinas Argentinas y al pisar el campo de juego recibió una tras otra las muestra de afecto sincero en su último partido.

Aunque probablemente decir “último” sea equivocado, porque a pesar de que ayer jugó su último partido en Godoy Cruz, la despedida del Loco puede ser un “hasta luego”.

La opinión de Darío Salomón: “Lo del Loco no me extraña”No me extraña la situación que está viviendo el Loco Ibáñez. Es mi amigo y conozco el manejo que tiene José Mansur, quién mejor que yo para hablar.

El otro día estuve cenando con él (por Ibáñez), lo vi mal y entiendo la situación que está viviendo. Le dio mucho a Godoy Cruz, como le di yo también, y nunca nos sentimos valorados. A los jugadores de acá siempre nos menospreciaron, a los de afuera los valoran más.

Yo tengo la conciencia tranquila porque dimos mucho por Godoy Cruz y hoy el club es lo que es por los jugadores y no por Mansur, que nunca jugó a la pelota y no sabe nada.

El Loco Ibáñez es un amigo que me dejó el fútbol y es verdad lo que dijo de que jugó con un contrato de 4 años que se lo firmaron por atrás.

En Godoy Cruz hay muchas cosas oscuras. Le pasó a él, a Nico Olmedo y a Enzo Cappa, por citar a algunos.

Es una tristeza que jugadores que le dieron mucho al club se tengan que ir por la puerta de atrás. Es lamentable, no merecemos irnos así.

Pero no me sorprende para nada, de alguien que no jugó nunca a la pelota (por Mansur) y arruina a los jugadores y a las familias. Mi hija me pregunta: “Papá no vas a volver a jugar”. Es duro todo. En mi caso, después de lograr los dos ascensos, el presidente actual de Godoy Cruz me cortó la carrera, incluso, me discriminó dando una orden de que yo no podía tocar la pelota. Es así... Muy duro. Hoy en día hay muchas cosas que se tienen que saber.

 Embed      
Emotivo. Nelson Ibáñez se saluda con sus compañeros al final del partido. El arquero cerró ayer una etapa importante en su carrera deportiva.
Emotivo. Nelson Ibáñez se saluda con sus compañeros al final del partido. El arquero cerró ayer una etapa importante en su carrera deportiva.
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed