Diario Uno deportes

El atacante de Gimnasia entró en el complemento y anotó el gol del triunfo. Con 21 años, es una de las promesas del Lobo.

Vuanello, el pibe que desató la alegría mensana

Por UNO

Juan José Martínezuno_ovacion@diariouno.net.ar

Pensando en los momentos en los que le tocó jugar y la incidencia que tuvo su actuación el resultado final de esos partidos, parafraseando un viejo aforismo, se puede asegurar que “unos nacen con estrellas y otros nacen estrellados”.

Y Genaro Agustín Vuanello, el juvenil futbolista sanrafaelino de Gimnasia y Esgrima, nació con estrellas, a juzgar por las veces que entró y convirtió goles vitales en la campaña durante el torneo.

El 26 de febrero, frente a Alvear de La Pampa, señaló el tanto de la victoria. Posteriormente, el 28 de abril consiguió el gol del empate frente al Deportivo Guaymallén.

Y anteayer logró convertir y le dio la victoria al conjunto mensana cuando restaban pocos minutos para el epílogo del partido contra la Comisión de Actividades Infantiles de Comodoro Rivadavia.

Vuanello habló sobre el gol que consiguió y este momento del Lobo, explicó: “El Pájaro (Marclay) desbordó, me la tiró a mí, enganché y miré al arquero, que estaba tirado un poco en el primer palo, y definí tirándola al segundo”.

-¿Definió o le salió?-Sí. Podría haber ido a otro lado, pero por suerte entró y pudimos festejar.

-¿Es la segunda vez que usted hace el gol del triunfo en situaciones parecidas?-Sí. El otro fue contra Alvear. Estoy contento y disfrutando el momento. Ya empieza la semana, de nuevo, preparándonos para ir a Comodoro Rivadavia.

-¿Un gol de diferencia no es poco para definir como visitantes?-Creo que no. Hay que saber valorarlo y cuidarlo. Es un gran paso el que hemos dado, y vamos a ver cómo lo defendemos allá.

-¿Al color blanquinegro lo lleva en los cromosomas?-Diría que sí, porque mi abuelo es friulano (oriundo de Udine) y la camiseta del Udinese es blanca y negra, como la de Gimnasia y Esgrima.

Vuanello tiene todo un futuro por delante. El delantero nació el 2 de febrero de 1992 en San Rafael. Antes de llegar a Gimnasia tuvo un paso por la inferiores de UNCuyo.

Hace dos años arribó al Lobo y en esta temporada lleva marcados tres goles, de los cuales dos (el del domingo y frente a Alvear de La Pampa) le dieron los tres puntos a su equipo.