Diario Uno deportes

La conductora Carolina Losada, que vivió mucho tiempo en Mendoza, expresó su alegría por el campeonato que logró Newell´s Old Boys de Rosario.

Una rubia que está enferma de Lepra

Por UNO

Por Gonzalo Santo Tomássantotomas.gonzalo@diariouno.net.ar

Con sólo escuchar hablar a Carolina Losada se nota su amor y su felicidad por Newell’s. Es que la Lepra se acaba de consagrar campeón del torneo Final y la bella conductora no puede ocultar su alegría.

“Es un sueño perfecto”, comienza diciendo la rosarina que vivió muchos años en Mendoza. “Ellos (por Rosario Central) salieron campeones de la B y nosotros de la A. Se quieren matar”, dice la rubia.

Carolina Losada conduce, junto con Guillermo Andino, la edición del mediodía del noticiero de América y es una rosarina loca por la Lepra.

–¿A qué se debe ese fanatismo?–En mi casa somos todos de Newell’s. Solamente tengo un tío que es de Central y en este momento se debe querer ir del país. Tengo dos cosas que me emocionan, una es ver goles de cualquier partido, menos los que le hacen a Newell’s. Pero si voy caminando y veo un televisor donde están dando goles, me quedó mirando.

“Y la otra es ir a la cancha. No hay cosa más linda que ver un partido en vivo y con tu familia”, dice Carolina, quien trabajó en Canal 7 Mendoza.

–¿Y cómo sos en la cancha?–Soy de insultar mucho, nunca a mis jugadores, pero sí a los contrarios y a los árbitros. Es más, tengo una cábala, cuando nos atacan insulto en voz baja para que se pierdan el gol.

–¿Vas a la popular, platea o palco?–De local platea y eso que tengo la posibilidad de ir a los palcos. De visitante voy a la popular, porque me gusta mucho y me siento más segura.

–¿Cómo viviste estos últimos días?–Con mucha intensidad y mucho nerviosismo. Aunque no lo puedan creer, me despertaba de noche cantando canciones de Newell’s. Creo que estoy enferma de Lepra.

Sobre la posibilidad de que Newell’s consiga también la Copa Libertadores, Carolina fue muy contundente. “Lo único que me importa es la Liber… (prefiere no nombrar la palabra completa por cábala). No puedo más, quiero que se jueguen ya las semifinales. Este título motiva más al equipo, que va en busca de todo. Mi pareja es de Boca y cuando lo dejamos fuera de la Copa me llamó y yo estaba sacada. Le dije muchas cosas. Después tuve que pedirle perdón.

–¿Te imaginás a los hinchas de Central en este momento?–Se quieren matar. Hace rato que el país sabe quién es el más grande. Ellos saben que son el segundo equipo de la ciudad. Pero no quiero hablar de los “sin aliento”.

–Hace un año Newell’s vivía un momento muy diferente a este. ¿Te imaginabas este final?–No, nunca, pero lo que genera esta camiseta y los colores pasa solamente en Newell’s. Yo le llamo la mística leprosa. El Tata Martino volvió por el pancho y la coca, dejó todo por estar acá y ayudar al club. Lo mismo pasó con Nacho Scocco y Messi no se cansa de decir que quiere retirarse con esta camiseta.

–¿Qué es la mística leprosa?–El amor que tiene la gente y los jugadores por la camiseta. El mejor ejemplo es el de Maxi Rodríguez, que había salido campeón con Liverpool y estaba llorando, le preguntaron por qué lloraba y dijo que Newell’s había perdido. Eso es lo que llamo mística.

–¿Marcelo Bielsa o el Tata Martino?–Los dos. El Loco siempre será nuestro ídolo, por algo nuestra cancha lleva su nombre. Pero Martino ya está a la altura de Bielsa. Nosotros lo llamamos el Tata Dios. Tengo la suerte de conocerlo personalmente, es de esas personas que te gustaría que fueran tu amigo.

 

 Embed      
 Embed      
 Embed      
Florencia Colacito
Florencia Colacito