Diario Uno > deportes

Un mendocino, el mejor en Alcatraz

El nadador mendocino logró su objetivo después de atravesar los tres kilómetros por las frías aguas californianas. Foto: Gustavo Oriozabala.

Gustavo Oriozabala logró su objetivo y fue el mejor en la tradicional prueba del Escape de Alcatraz, en California, Estados Unidos.

El mendocino de 39 años llegó primero entre los 30 mejores nadadores de aguas frías del mundo.

La difícil prueba se desarrolló bajo condiciones realmente extremas, con la temperatura del agua (5º c) y del ambiente muy frías (2ºc), Oriozabala, inactivo desde hacía más de dos años, debió recorrer los tres kilómetros que separan Alcatraz de San Francisco.

El oleaje estuvo moderado hasta el final, cuando las cosas se complicaron ya que las corrientes desviaron a los osados deportistas, en diferente medida.

Durante la competencia, el representante de nuestra provincia se mantuvo toda la prueba cabeza a cabeza en la punta con el americano favorito y ganador de ediciones anteriores, que a último momento decidió nadar con traje de neoprene dadas las bajas temperaturas reinantes.

El argentino y el estadounidense llegaron juntos a la línea de toque, pero el yanqui quedó fuera de la clasificación por usar traje de neoprene.

Las cosas, finalmente, se dieron para Oriozabala de acuerdo a lo planeado estratégicamente: nadar con los norteamericanos hasta donde pudiera, ya que ellos contaban con mayor experiencia y apoyo logístico en esta prueba, y más cerca de la costa arremeter con todo para ganar la prueba.

“Era la última prueba que me quedaba como pendiente y no la podía dejar pasar por nada del mundo”, expresó feliz Gustavo Oriozabala.

Detalles de la hazaña

Gustavo Oriozabala nadó el primer kilómetro a un ritmo de 64 brazadas por minuto, el segundo a 67 y, para rematar, el último kilómetro entero a un ritmo de 72 brazadas por minuto.

Los últimos 150 metros fueron con la corriente en contra debido a que la misma desvió a los competidores de la entrada al Aquatic Park, marcado como punto de llegada.

Realmente, luego de más de 6 meses de intensa preparación, me di el gusto de cruzar y además ganar esta prueba de renombre mundial.

Se nadó muy rápido

El organizador de la prueba, Pedro Órdenes, manifestó públicamente y ante los medios de prensa haberse quedado sorprendido con el ritmo que le impuse a la prueba, lo que es más valioso ya que la mayoría de los competidores lo hizo sin traje protector.

El perseguidor inmediato de Oriozabala, sin traje, llegó a más de 150 metros de distancia.

Los antecedentes de Oriozabala

El mendocino tiene en su haber el Cruce del Canal de la Mancha en 1993; además del cruce simple y triple del Canal del Beagle en 1997 y 1998 respectivamente, el nadador mendocino también braceó hace dos temporadas en las Islas Malvinas y cuenta con el récord mundial del Estrecho de Magallanes que unió en 51 minutos, una plusmarca que se convirtió en su pasaporte para el Escape de Alcatraz cuyo organizador Pedro Órdenes convocó a los treinta principales referentes internacionales en aguas abiertas de baja temperatura y sin traje de neoprene.