deportes
El plantel verdeamarelo no tuvo contacto con la prensa ni con el numeroso público que se acercó al predio en la ciudad de Curitiba.

Un brujo le puso color al primer entrenamiento de Brasil previo al Mundial

Por UNO

El plantel verdeamarelo no tuvo contacto con la prensa ni con el numeroso público que se acercó al predio en la ciudad de Curitiba. Reuters

Un humo verde cubrió a la multitud de hinchas que se aglomeró en la entrada del centro de entrenamiento de la selección brasileña de fútbol, mientras un brujo de candomblé hacía un "trabajo" que garantizó que llevará a Brasil a su sexto título mundial.

La expectativa de la hinchada de ver a los jugadores que se presentaron el viernes al primer día de preparación del "scratch" para la Copa del Mundo se vio frustrada por el aislamiento montado por la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

Los jugadores fueron llevados directamente de la pista del aeropuerto de Curitiba al interior del centro de entrenamiento de Atlético Paranaense. Sólo el delantero Nilmar, el primero en llegar, tuvo algo de contacto con el público y firmó algunos autógrafos.

Centenares de hinchas en el aeropuerto y en el portón de entrada del centro de concentración del equipo reclamaron por no haber conseguido ver a los jugadores.

"Ellos van a necesitar de esta energía, puedes apostar a que hará falta", dijo la asistente social Albertina Schubert, una residente de Curitiba de 62 años que fue al aeropuerto vestida con la camiseta de la selección y un cintillo verde-amarillo en el cabello.

"La selección brasileña es del pueblo. Es un pena que ellos no tengan ese contacto con el pueblo, que confía y necesita tanto de esta selección", sostuvo, reflejando la insatisfacción de cientos de personas.

Entre los 23 jugadores convocados por el técnico Dunga, los únicos que aún no se han presentado son Julio César, Maicon y Lúcio, del Inter de Milán italiano, que el sábado disputará la final de la Liga de Campeones contra el Bayern Munich, y Kléberson, del Flamengo, que el jueves disputó un partido por Copa Libertadores contra Universidad de Chile en Santiago.

El técnico tenía previsto llegar el viernes más tarde, cuando el equipo comenzará una serie de evaluaciones físicas y médicas.

El jefe médico de la selección, José Luiz Runco, será el encargado de conversar con la prensa.

Fuera del centro de entrenamiento de Caju, la multitud se asustó debido a una pequeña explosión proveniente de la "brujería de la buena suerte" realizada por el brujo Chik Jeitoso en una esquina.

Con fotos de los jugadores, velas en forma de jugadores de fútbol y otros objetos, el trabajo llamó la atención.

"Africa es el centro de brujería del mundo. Tenemos que hacer un trabajo para proteger a nuestra selección en busca del hexacampeonato", afirmó el brujo.

La selección brasileña se quedará en Curitiba hasta el 26 de mayo, cuando viajará a Sudáfrica. El vuelo, exclusivo para el equipo, hará una escala en Brasilia para ser recibido por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Brasil jugará su primer partido en el Mundial el 15 de junio contra Corea del Norte y enfrentará también por el Grupo G a Costa de Marfil y Portugal. (Reuters)

Dejá tu comentario