Diario Uno > deportes

Tras 742 días, Reveco volvió a ganar por nocaut

Por Juan Ignacio Blanco

blanco.ignacio@diariouno.net.ar

Cuarenta y cuatro asaltos, dos años, 742 días, cuatro rivales pasaron para que Juan Carlos Reveco volviera a ganar como más le gusta: noqueando y brindando una definición categórica al público que le profesa un amor inconmensurable.

La última gesta definida antes del límite fue el 10 de junio de 2011 cuando, en el Polimeni de Las Heras, fulminó al por entonces campeón interino mosca AMB, Jean Piero Pérez, en lo que fue el comienzo de su tercer reinado como titular universal (los dos anteriores fueron en categoría minimosca).

Pasó el tiempo y llegaron rivales de buena talla como el francés Karim Guerfi y el japonés Masayuki Kuroda, y en el medio el escueto mexicano Julián Rivera, a quienes venció por puntos en fallo unánime y ante los cuales acumuló 36 asaltos seguidos de boxeo ininterrumpido, algo “preocupante” para un boxeador acostumbrado a las definiciones categóricas.

Está bien. Acá es donde empiezan a jugar otros factores: el salto de minimosca a mosca (entre los límites de ambas divisionales hay 1,814 kilos) es un tema no menor en un boxeador como Reveco quien, por su contextura física, es un 108 libras que tuvo que incursionar en la categoría superior para evitar problemas de salud.

A eso se suma que, entre las 112 libras, los rivales son de mayor talla, algo que quedó en clara evidencia en sus combates ante Guerfi, Rivera y Kuroda quienes, como mínimo, le sacaban una cabeza.

De a poco, el Cotón fue encontrando su lugar en la categoría donde actualmente reina; y aunque ya no define los combates con el gancho al hígado, va encontrando nuevo recursos para aniquilar a sus rivales de turno.

Lo padeció el nipón Kuroda, quien se comió una paliza y un monólogo de mano izquierda de Juan Carlos Reveco; luego lo confirmó ante el escueto mexicano Ulises Lara, a quien fulminó con los directos de derecha al rostro y a quien tuvo cinco veces en la lona del Deportistas Alvearenses.

Nunca, en toda su carrera profesional, el Cotón había estado tanto tiempo sin ganar antes de la última campana. De hecho, la única vez en la que no logró su cometido fue en el año 2005 en el cual hilvanó victorias por puntos ante Bernardo Ramón Albornoz (2 veces), Gustavo Adrián Rodríguez y Carlos Gustavo Palacios.

Pero claro, por aquel entonces, Reveco oscilaba en diversas categorías según la disposición de los rivales de turno, algo que cambió cuando se coronó campeón por primera vez allá por junio de 2007 al noquear a Nethra Sasiprapa ante quien capturó el título minimosca AMB.

Tras ese primer combate mundialista, Reveco, en presentaciones por las diademas universales, cosechó cinco definiciones categóricas, cuatro victorias en las tarjetas (una sola en fallo dividido, ante Francisco Rosas) y una derrota, la única de su carrera –fue ante Brahim Asloum-.

Haber vuelto a la senda del nocaut es una inyección anímica importantísima de cara a su futuro, el cual parece asomar en la tierra del sol naciente.