Diario Uno > deportes

Toti Arias, de sorpresa a revelación

Javier Elguetaelgueta.javier@diariouno.net.ar

Cuando se terminaba el 2012, los dirigentes de Gimnasia y Esgrima de Mendoza se encontraban con la tarea de buscar un director técnico para el equipo, porque Andrés Rebbotaro había decido dar un paso al costado luego del último partido de la primera rueda y del año.

Sin perder mucho tiempo, y mientras la prensa citaba a los candidatos, los directivos blanquinegros sorprendieron con la designación de Sergio Arias. Nadie lo tenía en la lista.

El Toti fue un mediocampista central de varios equipos de Mendoza, entre ellos Andes Talleres, Guaymallén, Chacras de Coria y, por supuesto, Gimnasia y Esgrima.

Venía trabajando en las inferiores del club mensana, pero de un momento a otro se puso al frente de un plantel profesional que estaba en deuda con su gente porque los resultados no eran los esperados.

Entonces, Arias asumió, llegaron refuerzos clave –como el arquero Alasia y el Puma Garipe– y en cinco partidos Gimnasia tenía la misma cantidad de victorias. Un empate y otro triunfo completan el joven currículum de este entrenador de 40 años.

Su Lobo está invicto en lo que va del año y lidera el grupo donde otros equipos mendocinos pelean para escapar a los puestos de descenso, antes que por clasificar.

Decir que esta notable remontada del Blanquinegro es mérito exclusivo del entrenador sería injusto para con los jugadores, pero también lo sería para con el DT si decimos que los verdaderos artífices de este presente del Lobo son los que entran al campo de juego.

En todo caso, este ejemplo nos sirve para demostrar que muchas veces el mensaje es más importante que el mensajero, aunque éste tiene que saber transmitirlo.

Arias indudablemente supo transmitir lo que pretende y los resultados están a la vista, con un plantel que también supo responder.

¡Bienvenidos, entonces, entrenadores de la casa, mendocinos de pura cepa!