Diario Uno > deportes

Sainz ya no tiene problemas con el idioma

Sainz en esta edición va punteando la carrera.

En la pasada edición del Dakar, las dramáticas imágenes del accidente de Carlos Sainz, que sedespeñó con su Volkswagen por un terraplén de unos seis metros de altura a tres días del final y

mientras lideraba la prueba, tuvieron incluso más repercusión que la ceremonia del podio, en la que

el surafricano Giniel De Villiers se coronó como ganador. En aquella secuencia, Sainz andaba

alborotado de acá para allá, mientras su copiloto, el francés Michel Perin, se retorcía de dolor

¿se rompió el omoplato?. El madrileño trataba de alentarle en inglés al tiempo que Perin maldecía

en francés y aquél, desesperado, imploraba al cielo en español. Demasiada complejidad

idiomática.

Tras aquel momento Sainz decidió cambiar de compañero de viaje y se buscó a alguien con el quepoder hablar, discutir e incluso gritarse en castellano, y le ofreció la butaca a Lucas Cruz, que

siempre había ido de la mano de Nani Roma y que en ese momento vivía una situación delicada debido

a la retirada de Mitsubishi. Tras firmar por la marca de Wolfsburgo, Cruz y Sainz se fueron a

realizar unos test con el Race Touareg, y en esas pruebas, este informático catalán comenzó a

adaptarse a su nuevo compañero, a cantar las notas a su gusto.

Allí comenzaron a entenderse. Se marcaron como objetivo prioritario prepararse para llegar alDakar con opciones de pelear por la victoria y, en ese sentido, su temporada ha sido excelente

hasta hoy: se impusieron en el Rally de la Ruta de la Seda y en el Dos Sertoes, y sta tarde, en la

quinta etapa, asumieron el liderato debido a los problemas mecánicos que sufrió el BMWX3 de

Stéphane Peterhansel.

"La diferencia que hay entre Carlos y Nani a la hora de correr radica básicamente en lanomenclatura de las indicaciones y en el idioma. Con Nani hablábamos en catalán y con Carlos en

castellano", explica Cruz. Y añade: "Además de eso, la experiencia que acumula Nani en el desierto

hace que se enfrente a las dunas sin dudar, mientras que Carlos, como lleva menos tiempo en esto,

muchas veces se deja guiar por mí. Con él intervengo más". Ésa es la misma lectura que hace Roma,

que llevó a cabo un intercambio de cromos con Sainz y acogió a Perin como compañero en su BMW.

Entre ellos se comunican en francés.

A pesar de que el catalán lleva fuera del Dakar desde el lunes, ha decidido seguir la caravanapara apoyar a su equipo. "Lucas está acumulando experiencia. Cuando pasé a correr en autos (en

2005), me metía más en su parcela porque él estaba aprendiendo a ir delante, entre los primeros.

Michel ya ha ganado tres Dakar (1994, 1995 y 1996, al lado de Pierre Lartigue), y por eso me

despreocupo completamente de la navegación". Dejando a un lado aspectos idiomáticos y de

nomenclatura, entre Sainz y Roma hay otra diferencia que Cruz, al haber coincidido con ambos, se

atreve a destacar: "Uno lleva pilotando más de 20 años y el otro, cuatro. Eso se nota".

Así terminó el Volskwagen del español en la edición 2009.