Diario Uno > deportes

Reveco, en un momento glorioso

La gloria es para pocos y los que la encuentran suelen salirla a buscar. En este grupo ya entró Juan Carlos Reveco, campeón mundial mosca AMB, que recorrió 20 mil kilómetros para enfrentar a Masayuki Kuroda en Japón.

En su cuarta defensa, el afamado Cotón no sólo retuvo el título, sino que cruzó la frontera para ingresar a la sala de los mejores argentinos del momento, con Lucas Matthysse y Sergio Martínez.

Reveco se plantó para pelear a lo campeón, más allá de las cualidades físicas de un retador que le llevaba dos cabezas de altura, el mendocino peleó con la convicción de un boxeador hecho.

Caminó el ring sin sentirse visitante. Tuvo precisión y guapeza para ganar con holgura. Fue patrón entre las sogas en la tierra del sol naciente, allí donde otros mendocinos como Pascual Pérez y el inigualable Nicolino Locche recibieron el diploma de crack.

El campeón mundial mosca tuvo su tercera pelea fuera de argentina (en el 2007 perdió en Francia ante Brahim Asloum dejando buena imagen, mientras que en el 2009 venció sin problemas a la La Chiquita Francisco Rosas aunque oficialmente la victoria haya sido por puntos en fallo dividido).

En las tres presentaciones el Cotón sembró futuro, abrió la puerta de grandes carteleras, que luego de aquellas peleas en Francia y México se anclaron en las idas y vueltas del mendocino con sus promotores, que al final retrasaron la germinación de un verdadero campeón.

Hoy Reveco parece estar en el momento justo, afianzado en lo físico por el profe Diego Giménez, guiado desde lo táctico por Jorge Arias, cómodo en la categoría mosca, donde no sufre tanto paradar el peso, y en la edad justa (29) para empezar a buscar ser el máximo rey de los pequeños, quizá soñando en enfrentarse algún día con el estadounidense Brian Viloria, el más taquillero entre los moscas.

La victoria por puntos en Kawasaki (116-112, 117-111 y 117-111) despertó la admiración del público japonés que, con mucho respeto, ovacionó al campeón visitante, Juan Carlos Reveco. Como hace 47 años Horacio Acavallo en Tokio ante Takayama, como Pascual Pérez que visitó terreno asiático 4 veces, o trayendo al recuerdo al Intocable Nicolino cuando le pintó la cara al hawaiano Paul Fují a la misma edad del Cotón, 29 años.

Sorpresivos conectores entre Reveco y otros grandes que lo esperan con los guantes abiertos para hacerle un lugar de privilegio en la historia del boxeo.