Diario Uno > deportes

Un policía agredió a un jugador en un partido del Torneo del Interior

Por Daniel Ferrari

ferrari.daniel@diariouno.net.ar

Una vez más las crónicas y los hechos de violencia en un estadio de fútbol son más importantes que los 90 minutos de juego en los que los verdaderos protagonistas pasan a ser actores de reparto y los violentos se llevan toda la atención.

Este nuevo capítulo de la barbarie se desarrolló en cancha de Atlético Argentino, donde el Club Empleados de Comercio enfrentó a Leonardo Murialdo por la zona 29 del Torneo del Interior.

Como es habitual en cada presentación del once de Darío Gianformaggio, la bandera “Atletas de Cristo” acompaña al conjunto mercantil. Esta vez el trapo se exhibía junto al arco norte del estadio del Boli, donde se ubicó un minúsculo grupo identificado con los colores de Leonardo Murialdo.

Cuando se jugaban los últimos minutos del partido y con el resultado definido (3-0) en favor de CEC, los inadaptados no tuvieron mejor idea que prenderle fuego a la bandera. Ante esta situación, el resto del público repudió el acto vandálico y los jugadores locales corrieron para detener el fuego que ya se estaba expandiendo.

Luego de lograr el objetivo, el dueño de la bandera ingresó al sector donde estaban los agresores junto al jugador del CEC Federico Díaz (no estuvo entre los convocados al partido). Ante la recriminación por el acto vandálico, los “simpatizantes” del Canario respondieron con agresiones verbales y amenazas.

El hecho no quedó ahí, ya que jugadores e hinchas del CEC fueron en busca de los vándalos. Rápidamente el grupo de Infantería intentó controlar la situación, colocándose delante del portón de acceso a la tribuna norte.

Entre forcejeos e insultos entre la gente y la policía, fue agredido el jugador del CEC Roberto Meza (no jugó), quien fue golpeado contra un caño que está junto al portón. El volante sufrió un corte en su frente y un diente partido. Ante este hecho, la reacción de la gente no se hizo esperar y recriminó con insultos y golpes de puño la actuación de la fuerza de seguridad.

Meza fue auxiliado en primera instancia por allegados del club y luego por el doctor del CEC, quien le colocó un vendaje en la frente para cortar la hemorragia.

Parte del cuerpo técnico mercantil intentó en vano conseguir el nombre del policía agresor. De todas maneras, la idea era dirigirse hacia la seccional para radicar una denuncia por la brutal agresión que sufrió el jugador.

 Embed      
Golpeado. Roberto Meza es asistido luego de la agresión que recibió en su rostro de parte de un policía. Foto: Gentileza Prensa CEC.
Golpeado. Roberto Meza es asistido luego de la agresión que recibió en su rostro de parte de un policía. Foto: Gentileza Prensa CEC.