Diario Uno deportes
Se impuso con autoridad a San Martín por 2 a 0. Los goles los marcaron Rubén Pérez y Luciano Cipriani a los 47 y 48 minutos del segundo tiempo.   

Pacífico obtuvo tres puntos de oro

El solo 60 segundo el Lobo alvearense se sacó la mufa de 272 minutos sin convertir y se impuso con autoridad a San Martín por 2 a 0. Pacífico se quedó con los tres puntos por lo realizado en la segunda etapa, a los 47 Rubén Pérez abrió la cuenta y Luciano Cipriani le puso cifras definitivas a los 48. El partido por la tercera fecha del Argentino B se jugó en el estadio de Pacífico en General Alvear.

Ambos llegaban con necesidades, el Lobo había cosechado un punto de seis en juego y estaba último en la tabla de posiciones de la zona 5 mientras que el Chacarero venía de dos empates consecutivos.

Con esa carga a cuesta Buxó armó esquema ofensivo (3-4-1-2) para salir a comerse la cancha pero encontró a San Martín bien parado y al final de la primera etapa el Chacarero redondeó una buena actuación y tuvo más claras.

A los 34 Daniel Imperiale se abrió camino entre dos y cuando pisó el borde del área grande sacó un violento remate que Molini alcanzó a desviar por arriba.

A tres del final, en una de las tantas apariciones de Imperiale, el volante trepó hasta el fondo, sacó el centro y Gustavo Reggi, se lanzó hacia adelante y cabeceó a medio metro del piso. El travesaño ahogó el grito de gol visitante.

En tanto, los dirigidos por Buxó no le encontraban la vuelta. Tuvieron un cabezazo de Alfredo Valdez que terminó en las manos de Colombo y a los 48 un tiro libre ejecutado por José Luis Zelayes que descolgó de manera increíble el arquero.

En el segundo tiempo las actitudes se revirtieron, los sureños comenzaron a manejar el balón y se hicieron dueños del partido frente a un Chacarero que se fue desdibujando dentro del campo de juego y trató de aguantar a toda costa para rapiñar un punto o soñando con un contraataque milagroso.

La gente del Lobo iba una y otra vez hasta que a los 47, Mario Marchetti metió la diagonal hacia adentro y remató con violencia para encontrar a un Colombo bien parado pero el arquero no pudo retener el balón en el primer intento y por detrás apareció Rubén Pérez para el desahogo de la gente del Lobo.

Con la tranquilidad de estar arriba en el marcador, los albinegros terminaron de soltarse y a los 48 Luciano Cipriani le puso el moño a una contra fulminante. 

 Embed      
Gentileza alveardiario.com
Gentileza alveardiario.com
 Embed      
Gentileza alveardiario.com
Gentileza alveardiario.com