Diario Uno > deportes

Ortega cayó otra vez

El Burrito Ortega, otra vez en problemas por su adicción al alcohol.

Foto: Télam.

El atacante de River Ariel Ortega sufrió una nueva recaída contra su adicción al alcohol luegode arribar tarde a la concentración del plantel millonario, el viernes por la noche.

Ortega había llegado tarde a la práctica del viernes y la situación se

agravó este sábado, por lo que el entrenador, Leonardo Astrada decidió descartarlo para el partido

de mañana frente a Rosario Central, por la tercera fecha del Torneo Clausura, aunque lo concentrará

igual junto al resto del plantel.

El jujeño viene luchando desde hace años contra la adicción, y si bien

realizó tratamientos ambulatorios siempre se negó a efectuar uno que incluya una internación

permanente hasta que se recupere.

El técnico de River se juntará la próxima semana con la dirigencia del

club y tomará una determinación respecto al caso del Burrito, que en estos últimos años fue noticia

por este lamentable episodio.

El viernes Ortega llegó tarde al entrenamiento y si bien no fue

expuesto, trascendió que no arribó en buenas condiciones.

Ya en la noche los concentrados estaban citados para las 21:00, con el

objetivo de cenar todos juntos, pero el "Burrito" lo hizo avanzada la madrugada y nuevamente en mal

estado.

Dirigentes, compañeros y algunos simpatizantes abogaron por la

recuperación del atacante y hasta sugirieron un tratamiento intensivo, aunque el propio jugador

reveló en su momento que aceptaba hacerlo pero de manera ambulatoria.

Astrada, al igual que Daniel Passarella, Diego Simeone y Néstor

Gorosito, pasaron por este mismo problema.

El actual DT "millonario vivió en noviembre del año pasado una

situación parecida en la previa del encuentro frente a Lanús, por la duodécima fecha del

Apertura.

En aquella oportunidad, Ortega se presentó en la concentración y había

pedido no jugar ni concentrar con el "Granate", bajo el argumento de estar mal de ánimo e incluso

deslizó la posibilidad de dejar el fútbol.

Tras la reunión que mantuvo con el "Jefe" y con su ayudante Hernán

Díaz se retiró a su casa y volvió el lunes para entrenarse.

La derrota por 1 a 0 con Lanús fastidió mucho al plantel y a Astrada,

potenciado por el desplante del jujeño, aunque toda la entidad decidió priorizar la "recuperación

humana" antes que la del futbolista.

Sin embargo, la recaída que volvió a sufrir lo deja pendiendo de un

hilo, por lo que peligra su continuidad en el club de Núñez. (NA).