Diario Uno > deportes

Orgullo mendocino

Por Gustavo Priviteraprivitera.gustavo@diariouno.net.ar

Mientras anunciaban su ingreso, al Franco se lo veía sentado en el banco de suplentes con una máscara de oxígeno. La historia terminó de la mejor manera (se registró un empate 1 a 1 con Bolivia), pero el seleccionado argentino sufrió los efectos de la altura de La Paz.

El delantero Franco Matías Di Santo jugó cinco minutos, y en ese momento se escribía una nueva página de gloria para el fútbol mendocino, ya que hizo su debut oficial.

Ya había actuado en dos amistosos: en la igualdad 0-0 ante Arabia Saudí y en el triunfo 3-2 sobre Suecia.

El lungo atacante respondió a la requisitoria periodística. De los 3.600 metros de La Paz, dijo: “La verdad es que la altura es algo que siempre condiciona a cualquier equipo a la hora de jugar contra Bolivia. Me tocó jugar 5 minutos y entrar más que nada a aguantar un poco. Casi me muero”.

–Están a un paso del Mundial. ¿La unión del grupo es grande?–Sí, sí, es algo que está cada vez está más cerca y si hay algo que distingue a esta selección es que hay un muy buen grupo y con muy buena onda. Y eso es fundamental cuando se fijan objetivos.

–Hiciste historia para Mendoza...–No sé si hice historia, pero sí podemos decir que tenemos un mendocino entre tantas grandes figuras. Dios quiera que podamos ser muchos mendocinos que vistamos esta camiseta.

–¿Te vas metiendo en el grupo?–Soy como soy en todos lados y siempre con el positivismo ante todo, simpatía y uno que otro chistecito de por medio. Creo que eso es algo que me ayuda mucho.

–¿Qué te dijo Sabella cuando entraste?–Nada en especial, que juegue y corra para el equipo.

–¿Pegaste onda con algún compañero?–Onda hay siempre, el grupo y la humildad de cada uno del equipo es lo que lo hace grande.

–¿Quién pone la música en el vestuario?–La música la manejan todos, pero siempre de la mano de la cumbia y del cuarteto (se ríe).