Diario Uno deportes

El presidente de Maipú responsabilizó a algunos integrantes del plantel por la caída. “Me habían dicho que algo raro pasaba y se cumplió. Hay muchachos que no pusieron todo”, dijo.

Omar Sperdutti, duro con los jugadores: "Me cansaron los traidores"

Por UNO

Tras pérdida de la chance para pelear por el segundo ascenso caló hondo en el Deportivo Maipú y tanto el entrenador Carlos Sperdutti como su hermano Omar, el presidente, descargaron munición gruesa contra sus propios jugadores.

“Nos vamos muy tristes porque el partido no lo ganó Santamarina sino que lo perdió Maipú. Por culpa de tres o cuatro jugadores nuestros. Me habían dicho que algo raro pasaba y se cumplió. Hay muchachos que no pusieron todo, pero otros sí”, dijo el titular del Botellero.

“Nosotros desde la dirigencia hicimos lo que pudimos en estos diez años y ya está, se cumplió un ciclo. Es hora de que otra gente se haga cargo del club y me cansaron los traidores”, aseguró.

“Tres o cuatro atorrantes nos mataron la ilusión. La gente sabe quién fue el que entregó el segundo y el tercer gol”, continuó.

“Caballero se hace expulsar fácilmente. Es una final. Hicimos más de 1.300 kilómetros. Nosotros no podemos ni meterla ni sacarla y tenemos la conciencia tranquila. El fútbol me demostró, a través de los años, que no es honesto”, expresó Omar Sperdutti.

El fastidio del técnicoMientras, el técnico Carlos Sperdutti también evacuó todo su enojo la actuación de algunos de sus dirigidos.

“Algunos jugadores no tuvieron una buena noche. Terminamos una final 4 a 3. Pero muchos no lo hicieron como una final. A los goles los hicimos nosotros y no Santamarina”, aseguró el técnico del Cruzado en su primer análisis.

“Nos hicieron dos goles tempraneros por errores nuestros. Guirado que no sale bien, después Del Cero se equivoca. Más tarde, la infantil expulsión de Caballero. No sé si les pesó la responsabilidad o estaban muy nerviosos. Le agradezco a la comisión directiva y algunos jugadores. No fue para nada el Maipú que jugó de local. El de hoy (por ayer) fue distinto. No nos pueden hacer dos goles en diez minutos por errores infantiles”, agregó enfurecido Carlos Sperdutti.