Diario Uno > deportes

No nos maten el fútbol

Por Analía Doñadona.analia@diariouno.net.ar

Estoy cansada. Cansada de encender la TV, prender la radio, ir a la cancha y no sorprenderme de escuchar o ver que encendieron un auto, una tribuna, una bandera; que hubo un apuñalado, que se bajaron del colectivo para interceptar a otro; que se trepan al alambrado para apedrear al de al lado; que la Policía dispara gases lacrimógenos. Cansada y triste estoy de que de no me asombren los hechos de violencia en el fútbol argentino.

Harta de saber que “siempre pasa”. Harta de decirle a mamá: “Tranquila, si estoy acostumbrada; no me da miedo ir a la cancha, sé por dónde caminar para no cruzarme con los barras”. Siento que el delito y la violencia se me hicieron carne, que bajé los brazos, que perdí la esperanza y que aprendí a convivir con los violentos.

Siento, que lo mismo que me pasa a mí le pasa a los dirigentes del fútbol nuestro. Y eso, bien o mal, me asusta más que los propios barras.

Me cuesta entender a dónde vamos. Me cuesta entender qué es lo que la dirigencia y el Estado pretenden. Qué quieren los violentos lo capto perfectamente. Ellos luchan por el poder económico en una jungla en la que todo vale. No les importa si su equipo gana o pierde, si sale campeón o desciende; lo único que les interesa es llenar sus bolsillos. “Juegan” con sus propias reglas y lo que menos les interesa es lo que pasa dentro del campo de juego. Eso está clarísimo… hace años lo sabemos. Yo lo sé, vos lo sabés… ¿Los dirigentes de los clubes y de AFA no? ¿El Estado tampoco? ¿En qué mundo viven entonces?

Camino a la cancha, hinchas de Colón apuñalaron a sus pares de River. En el estacionamiento del club, una facción de la barra de Boca incendió los autos de la otra. En viaje a San Juan, se enfrentaron simpatizantes de Morón y Huracán. En las afueras del estadio Monumental de Tucumán chocaron hinchas de San Martín con la Policía. Los barras de El Porvenir atacaron con disparos el colectivo de los jugadores de Excursionistas… Y todavía hay directivos que piensan que la solución es jugar sin público visitante. Ninguno de estos hechos que enumero y que se sucedieron en las últimas semanas se produjo dentro de una cancha. Pero claro, seguramente no se producirán más si los hinchas de la visita no van. Seamos serios y digamos la verdad. Ni suspendiendo el fútbol dejarán de darse. Porque insisto… lo que menos le importa a los barras es el fútbol… ni siquiera les importa ir o no a la cancha cuando su equipo juegue fuera de casa.

Algunos me dirán qué fácil es criticar sin aportar una solución. Yo también lo pienso pero estoy abatida. Hoy, yo tampoco le encuentro solución al problema pero estoy segura de que la prohibición de visitantes no es una adecuada porque el hecho de que se juegue con ellos no es la causa de la violencia; de hecho ya en divisiones como la Primera B Metropolitana, Primera C y Primera D se implementa la medida ¿y?.

Abramos el juego. Opinemos todos. Quizás vos sí tenés una buena idea. Quizás entre todos hacemos una. Yo quiero seguir yendo a la cancha, cuando mi equipo juegue de local y cuando juegue de visitante.

¿Qué podemos hacer nosotros, "los no barras", desde nuestro lugar de hinchas? Frenar con la pavada en las redes sociales. Dejar la puteada de lado. Bajar un cambio y tratar con respecto al simpatizante rival. Sin matar el folclore, sin dejar de burlarnos simpáticamente cuando el otro pierde, sin dejar de alegrarnos por la derrota del otro. No pido milagros. Pido que quienes tomaron la decisión de ocupar un lugar de dirigentes lo hagan valer y que el hincha "común" deje de tirar más leña al fuego. ¿Si a los barras les pido algo? No... para qué si no les importa.