Diario Uno deportes

El arquero de San Lorenzo, Sebastián Torrico, estuvo el día del descenso de Independiente y señaló que los jugadores rojos “pusieron la cara”. Adrián Gabbarini señaló: “Me dijeron que no voy a seguir en el club”.

“No mataron a nadie”

Por UNO

Gustavo Priviteraprivitera.gustavo@diariouno.net.ar

El histórico descenso de Independiente de Avellaneda  sigue dando tela para cortar. Los jugadores mendocinos Gabriel Vallés (actuó algunos minutos ante San Lorenzo),  Adrián Gabbarini (no estuvo nien el banco de suplentes) y Gonzalo Contrera (el juvenil disputó pocos  cotejos en el torneo Final) integraron el plantel rojo, que bajó a la Primera B Nacional el sábado pasado tras caer 1 a 0 ante San Lorenzo, en el estadio Libertadores de América.

Es algo futbolístico, algo deportivo, se  puede superar y capaz que es para bien. Es doloroso, pero ese club no merece estar así” Tanto Vallés como Gabbarini se  mostraron muy dolidos, se disculparon y no quisieron dar declaraciones.

El Gabba dijo: “Estoy muy mal. Es un muy mal momento para mí. Después  del entrenamiento me  dijeron que no voy a seguir en el club”. El arquero  forma parte de la limpieza que comenzó en los Diablos Rojos (ver página 4).

Mientras, Vallés señaló: “Estoy muy bajoneado. No tengo ganas de hablar. Será en otra oportunidad”.

El ex Godoy Cruz Sebastián Torrico,  quien casualmente jugó su primer partido en la Primera A para el

Ciclón, dio su testimonio y les mandó palabras de aliento a los jugadores  locales del club y a la entidad de Avellaneda.

El amable Torrico, quien ya había sido héroe en el elenco azulgrana por la Copa Argentina (fue figura en el triunfo por penales ante Morón y mañana se enfrentará a Atlético de Rafaela), también se refirió a lo que vive con el elenco de Boedo y a su  transición del Tomba al conjunto de  Juan Antonio Pizzi.

-¿Viste muy golpeados a los jugadores de Independiente?

-Sí, se sabía que no era un momento muy agradable. Sé lo que es pelear el descenso y me imagino lo

que debe ser esa situación en un club grande. Se veía como que ellos estaban sufriendo mucho este momento, pero pusieron la cara y dejaron todo  para tratar de evitar el descenso. Es algo futbolístico, algo deportivo, no mataron a nadie. Se puede superar y  capaz que es para bien. Es doloroso, pero ese club no merece estar así.

-¿Le dijiste algo a Vallés?

-Sí, me crucé con Gaby en  el túnel en el entretiempo. Pero después no lo pude saludar personalmente,  solamente  por mensajes. Le mandé un mensaje y le dije que siempre se puede salir adelante y que él siempre trabajó para ser el mejor. Es un momento  deportivo, y estoy seguro de que Independiente también lo va a superar.

-¿Cómo viviste el debut en Primera A? ¿Fue un partido complicado por el  descenso del Rojo?

-Fue un partido que tenía mucha tensión, mucha expectativa, más que nada por el tema de Independiente, que estaba peleando por mantenerse en la categoría. Eso siempre genera algo extra en el partido. Nosotros  queríamos ganar para terminar bien arriba en el torneo. Fue un partido especial. Por supuesto que lo viví con mucha tranquilidad y más enfocado en lo mío.

-Le transmitiste seguridad al equipo. ¿Te sentiste bien?

-Me sentí bien. La verdad es que me ayudó el apoyo que me dieron  todos mis compañeros. Toda la gente de San Lorenzo me ha tratado muy  bien, me ha dado mucha confianza y yo trato de devolver lo  mejor. No tuve muchas intervenciones. Por suerte,  el equipo ganó y no nos convirtieron goles.

-¿Cómo es estar en un equipo nuevo?  ¿Te estás ganando un lugar?

-De a poco estoy tratando de demostrar  día a día que quiero estar en San Lorenzo y que es un club que  me gusta . Me gustaría quedarme acá. Es una institución grande, con mucha historia; la gente es muy pasional y es muy lindo estar acá. Si bien llegué  a mitad del campeonato, mi adaptación fue muy rápida y la verdad que  me han tratado muy bien. Es un equipo que quiere volver a ser el que siempre fue.

-¿Fue duro salir del Tomba o eso ya forma parte del pasado?

-Tengo los mejores recuerdos de  Godoy Cruz. Por ahí me parece que me tocó salir en el momento justo. Ya no podía aguantar más la situación con Nelson (Ibáñez): siempre uno  atajaba y el otro no jugaba, y te desgasta un poco eso. Necesitaba un  cambio de aire. Si bien el Tomba me ha dado mucho

en mi carrera, el día de mañana sueño con volver y poder seguir estando  en la historia. Ahora tengo que

aprovechar esta oportunidad y volcar todo lo que aprendí en el Tomba.

-¿El Expreso hizo una buena campaña?

-La verdad es que cumplió una gran campaña. Creo que se propusieron llegar a los 30 puntos y lo van a hacer.