Diario Uno deportes
Lo dijo Julián Santero a días de su debut en el Súper TC2000. El piloto del equipo oficial Peugeot dio a conocer sus expectativas de cara a su primera temporada en la categoría más tecnológica.

"Nadie me regaló nada"

Franco Martín Ballabriga

ballabriga.franco@diariouno.com.ar

¿Si estoy ansioso? No te quepan dudas. Todos estos meses se me hicieron eternos y no veo la hora de subirme al auto y empezar a acelerarlo. Aunque también debo tener el cuidado necesario para que tanta ansiedad no me haga cometer errores tontos”.

Con esas palabras Julián Santero comienza a graficar el significado que tiene para él haber llegado a las “grandes ligas” del automovilismo.

Y si bien no oculta tanta felicidad por estar a punto de desembarcar en el Súper TC2000, tampoco se olvida de los pasos dados para llegar allí: “Estoy muy motivado porque nadie me regaló nada para estar acá. Hice junto con mi familia un sacrificio enorme y por eso disfrutaré cada uno de los momentos que me toquen vivir en la categoría más importante del automovilismo argentino”.

El piloto de Guaymallén integra el Peugeot LoJack Team, uno de los equipos oficiales, y hace pocos días fue parte de una presentación magnífica.

“Es todo nuevo para mí y por supuesto me sorprende, pero creo que no sólo a mi lo deslumbró la tremenda puesta en escena del equipo en el Cervantes. Fue magnífica”, afirmó Julián, y agregó: “Tal vez está mal que yo diga que es el mejor equipo, pero no tengo dudas de que por la organización que manejan y todo lo que apuestan es el más destacado. Y eso por un lado me da la tranquilidad de estar en una gran estructura, aunque por otro lado me crea la responsabilidad de devolver con mucho trabajo y buenas actuaciones toda la confianza que depositaron en mí. Está claro que conmigo no buscaron a alguien con plata para bancar los dos pilotos oficiales –NdR: Néstor Girolami y Agustín Canapino– sino que buscaron una apuesta a futuro”.

A la hora de analizar el año deportivo Santero enfatiza que “los tres autos serán iguales. En un principio yo iba a manejar que el usó Girolami en 2013, pero se lo vendieron a Franco Riva y por eso armaron tres nuevos, los cuales serán todos iguales y es positivo porque se les han quitado algunos defectos que traían del año pasado y ahí realizó un gran aporte Alberto Canapino, lo que garantiza un buen trabajo. La prioridad para alguno de los tres se dará a partir de mitad de la temporada, así que al principio tenemos libertad. Algo que sí me dijeron es que en todos los circuitos la puesta a punto más arriesgada se aplicará en mi auto, pero no creo que me vaya a condicionar”.

El vigente campeón de la Fórmula Renault no dudó en afirmar que el Súper TC2000 es la mejor categoría: "Hay mucha tecnología, adquisición de datos, autos de nueva generación y terminales apoyando a los equipos. Para mí el mayor desafío será administrar tanta potencia, la cual incide directo en el desgaste del neumático. Tendré que ser mucho más estratégico en mi manejo y pulirlo en ese sentido. Será muy divertido porque en Rafaela a una de las chicanas se llega a 300 kilómetros por hora”.

“Para mí es un sueño estar acá. Hace unos años veía al Bebu, a Vivian, a un referente como Rossi o al Berni (Llaver), que es mi un amigo, y siempre quise estar en su lugar

y por fin pude lograrlo. Los respetaré como a todos, pero a la hora de correr son todos desconocidos”, sentenció el volante del León.

Fuente: Diario UNO Mendoza

 Embed      
Así estuvo el joven mendocino durante la presentación del equipo Peugeot en el teatro Cervantes.
Así estuvo el joven mendocino durante la presentación del equipo Peugeot en el teatro Cervantes.