Diario Uno deportes
La serie final de la Conferencia Este, que la disputan los Heats y Pacers, y que está igualada en 3 cotejos ganados por cada lado, se definirá esta noche en Miami. El ganador se medirá en la gran final con San Antonio de Ginóbili, campeones del Oeste.

Miami-Indiana, a todo o nada

Mientras que San Antonio Spurs espera la definición de la NBA desde hace varios días, con un descanso que se estira como chicle, Indiana Pacers defendió su feudo anteanoche y superó con contundencia a Miami Heat por 91-77. De esta manera, con la serie igualada 3-3, forzó la resolución de la final de la Conferencia Este a un séptimo y último partido, que se disputará esta noche en Miami.

Ya no hay margen de error: los defensores del título tendrán que ganar en casa para acceder a la final del certamen contra el equipo de Manu Ginóbili, que prefiere medirse ante los Pacers por la ventaja en la localía. El duelo decisivo del Este se realizará a las 21.30 de la Argentina, con televisación de Space.

Roy Hibbert, el eje del juego interior de Indiana, fue la máxima estrella del encuentro: anotó 24 tantos y rescató 11 rebotes. En tanto, Paul George aportó 28 puntos y otros ocho rebotes. La clave del triunfo del conjunto de los Pacers radicó en la inmensa tarea dentro de la zona pintada.

La diferencia en el marcador se gestó específicamente en el tercer cuarto, cuando los Pacers se impusieron por 29-15 y consiguieron los 14 puntos de diferencia que mantendrían hasta el final del partido.

"Hubo un dominio total de los Pacers en el tercer parcial. Anotaron lanzamientos de todos lados y necesitaron sólo un cuarto para poder hacer la diferencia", se resignó LeBron James, máximo anotador del partido, con 29 puntos. Su compañero en los Heat, el experimentado Dwyane Wade, protagonizó una mala jornada, con sólo tres de once lanzamientos, y finalizó el duelo con diez puntos.

Con miras al partido de hoy, la estadística no acompaña a Indiana, que afrontará su primer séptimo partido de playoffs desde 2005, cuando batió a Boston Celtics en la primera rueda. En finales de Conferencia, será la cuarta vez que llegue al partido definitorio. Y el antecedente es ciento por ciento negativo porque cosecha tres derrotas: ante New York (1994), Orlando (1995) y Chicago (1998). Sin embargo, el DT Frank Vogel es optimista: "No jugamos de la mejor manera en el último partido y fuimos capaces de ganar. Vamos a tener que rendir al máximo de visitantes y exhibir nuestro mejor básquetbol para llevarnos el séptimo partido allí".

Respecto de Miami, ya sabe lo que es sufrir ante Indiana, porque lo vivió en las semifinales de Conferencia Este del año pasado. Tras marchar en desventaja 2-1 en la serie, ganó tres encuentros seguidos en los que LeBron James logró un total de 98 puntos.

El panorama está abierto para hoy. Miami, que sólo perdió cinco partidos en el American Airlines Arena, necesita una mayor participación del apagado Dwayne Wade, del armador Mario Chalmers, y debe encontrar soluciones en el banco. Indiana, que ya demostró que se puede ganar de visitante y que tendrá una presión menor, procurará cortar el circuito Chambers-James y ser dominador en los rebotes, como le ocurrió en los tres partidos en los que atesoró el triunfo.

 Embed