deportes
El festejo en la ciudad portuaria no se hizo esperar. Los simpatizantes no se cansaron de celebrar. Manu, la estrella de San Antonio Spurs en la NBA, dejó un saludo en la red social.

Los hinchas de Olimpo invadieron las calles y Ginóbili lo festejó por twitter

Por UNO

Cientos de hinchas de Olimpo de Bahía Blanca se concentraron estanoche frente a la sede social del club bahiense para agasajar a los jugadores y el técnico Omar De

Felippe por el ascenso a la primera del fútbol argentino, al tiempo que hasta el mejor

basquetbolista argentino de todos los tiempos, Manu Ginóbili, festejó por Twitter el ascenso del

Aurinegro.

Tras el empate sin goles ante San Martín de Tucumán y con el paso a

primera asegurado, el plantel "aurinegro" abordó un micro que lo trasladó por la avenida Colón

hacia la plaza Rivadavia, en pleno centro de la ciudad, lugar donde se encuentra la sede del club

sobre la primera cuadra de la calle Sarmiento.

"Olimpo vuelve a ser de primera", gritaban los hinchas del club

bahiense que se acercaron a la sede.

El festejo del equipo bahiense acaparó esta tarde toda la atención de

esta ciudad del sur bonaerense que palpitó el partido a través de la radio y por la televisión.

A raíz de ello la Policía Bonaerense dispuso un amplio operativo de

seguridad en inmediaciones del estadio Norberto Carminatti, como así también junto con personal del

Cuerpo Unico de Inspectores de la Municipalidad (CUIM) dispuso cortar las calles adyacentes a la

sede del club, con el fin de que los hinchas lleven a cabo los festejos acompañados por camisetas y

banderas.

Esta es la tercera vez que el equipo de Bahía Blanca llega a la

división grande del fútbol argentino, ya que la primera fue en el 2001 con Gustavo Alfaro como

técnico y seis años después de la mano de Leonardo Madelón.

"No soy un fana de fútbol, se sabe, pero igual estoy contento que

Olimpo volvió a Primera! Felicitaciones!!!", escribió el basquetbolista bahiense Manu Ginóbili en

su Twitter. (Télam).

Una curiosidad

Una curiosidad se dio en el partido de Olimpo, porque se

desperdiciaron dos penales en el mismo arco. Primero, lo erró el equipo tucumano, que era un

espectador de lujo del ascenso bahiense. Y después, el arquero de San Martín se lo atajó a

Rolle.

Dejá tu comentario