deportes
Un entrenador de un equipo de Turquía fue suspendido por nueve meses y medio, pero no se quiso perder el partido de su equipo y tuvo una ingeniosa idea. 

Increíble: la locura en el fútbol no tiene límites

Por UNO

El fútbol provoca pasión, eso ya es sabido. Y algunos cometen locuras con tal de lograr su cometido (también lo sabemos). Es el caso de Hamit Isik, entrenador del Corum Belediyespor de Turquía, fue suspendido por nueve meses y medio por enfrentarse a un árbitro en medio de un partido.

Pero…su equipo clasificó a los play-off para ascender a Segunda División, y Hamit no se lo quiso perder por nada del mundo. ¿Cómo hizo? Fácil: se subió a una grúa que estaba justo afuera del estadio, y tuvo vista preferencial, como reza ABC de España.

El problema será el después, porque seguramente habrá un aumento en su sanción. Pero por ahora, ¡quién le quita lo bailado!

 Embed      

Dejá tu comentario