Diario Uno > deportes

El Tomba de Martín engorda la historia

Lucio Ortizortiz.lucio@diariouno.net.ar

Los propios y extraños no terminan de asombrarse con el paso de Godoy Cruz en la Primera división del fútbol argentino y se extiende por la Copa Libertadores, en donde dejó su huella en las dos ediciones que disputó. Y no es poco.

Fue hasta el estadio precisamente llamado Libertadores de América, perteneciente a Independiente de Avellaneda, entró con el ómnibus por la calle llamada Ricardo Bochini y no le tuvo respeto a la historia del equipo que ganó 7 Libertadores. Ni a los próceres del club.

En esa cancha ya había vencido al Rojo por el torneo de Primera A y también lo hizo en un partido de la Copa. El viernes repitió un triunfo para amargura de unos 35 mil hinchas de los Diablos Rojos.

Y si nos referimos a la Copa debemos mencionar que también en la edición 2011 pudo superar a la Liga Deportiva Universitaria de Quito (campeón de la Copa 2008). Y en el torneo surcontinental de 2012 venció a Peñarol de Montevideo (ganador 5 veces de la Copa).

O sea que Godoy Cruz pudo superar a tres campeones de la Copa Libertadores para dejar marcada la historia.

Y con la reciente victoria por el torneo de Primera suma un triunfo más, logrado ante un grande, como visitante.

Ya lo hizo ante Boca Juniors, frente a River Plate, con Racing Club y ante San Lorenzo.

Su tránsito por el fútbol mayor no pasa inadvertido y va dejando sellos inalterables. Con Cocca, con Asad, con Oldrá, con Da Silva y ahora con Palermo como técnicos ha tenido distintos planteos, otros jugadores y un ámbito diferente, pero ha conservado la actitud de sentirse grande en estadios históricos frente a rivales de rica historia.

Con Martín Palermo logró demostrar sus aptitudes de equipo en bloque, de individuos que quieren trascender, de jugadores que se motivan ante mucho público y no caen en el “miedo escénico” ni en la Caldera del Diablo donde tantos equipos del mundo mordieron el polvo de la derrota.