Diario Uno > deportes

El presidente de Palmira renunciaría tras recibir un ataque en su casa

Diego Campos campos.diego@diariouno.net.ar

El presidente de Atlético Palmira Sergio Melero dejaría su puesto tras recibir agresiones en su casa y su agencia de autos, luego de que la policía no permitiera pasar a los hinchas del Jarillero a San Rafael, donde el equipo enfrentó a Pilares por el Torneo del Interior.

Los simpatizantes del conjunto del Este habían sido autorizados por el presidente de la Liga Sanrafaelina Alberto Pérez Gassul durante la semana, pero los uniformados no dejaron pasar a las más de 800 personas que iban al encuentro, que finalmente ganó el local por 1 a 0.

El domicilio particular de Melero y su agencia de autos sufrieron el ataque de presuntos hinchas enojados por la situación, que además reclamaban la devolución del dinero del pasaje en colectivo.

El dirigente estuvo bajo custodia policial por temor a nuevas agresiones.

La palabra de Melero

Sergio Melero contó su versión de los hechos y explicó que "el martes a las 21 nos llamaron de la Liga (mendocina) para decirnos que la gente de Palmira estaba habilitada para ir al partido, sabiendo que teníamos una suspensión de cinco partidos y habíamos cumplido dos".

"Cuando viajo, el domingo en la mañana, me encuentro 10 kilómetros antes de llegar a Montecomán con que no dejaban pasar a los hinchas de Palmira, habían dejado entrar a 40 nada más.Fui a hablar con Pérez Gasull, se limpió las manos, no nos dio bolilla", siguió.

"Le pedí que le diera una explicación a los hinchas, no lo hizo y los hinchas se volvieron locos. Me pegaron arriba del micro. Cuando volvimos tuve que poner custodia policial porque me habían amenazado con que me iban a romper mi casa y la agencia. Finalmente atacaron mi casa, rompieron dos botellas de vino en mi casa y a raíz de eso quiero presentar mi renuncia", manifestó el dirigente. 

 Embed      
Sergio Melero dejaría la dirigencia de Palmira.
Sergio Melero dejaría la dirigencia de Palmira.
 Embed      
La casa de Melero.
La casa de Melero.