Diario Uno deportes

El arquero hizo su aparición en la máxima categoría del fútbol argentino, contra Estudiantes. El jugador, nacido en San Martín y quien ya había disputado la Copa Argentina, dijo: “Estaba con mucha ansiedad”.

El mendocino Andrada tuvo su debut en la primera de Lanús

Por UNO

Gustavo Daniel Priviteragprivitera@diariouno.net.ar

La ansiedad le carcomía los nervios. Se acercaba el momento del debut y a Esteban Andrada se le movilizaba su estructura ósea. Claro, estaba por jugar ante Estudiantes de La Plata su primer partido en Primera A con Lanús. El 7 de febrero del 2012 ya había debutado en el Granate en la Copa Argentina (derrota por penales con Barracas Central, por los treintaidosavos de final), pero no era lo mismo.

Aunque el partido se terminó en el entretiempo por incidentes (ganaba el Pincha por 2 a 0), al jugador de 22 años le quedó la sensación del deber cumplido. “Estaba con mucha ansiedad antes del partido; después, cuando arrancó me tranquilicé”, dijo al iniciar la nota con UNO.

Estuvo mucho tiempo esperando en el banco de suplentes para concretar su sueño, pero eso valió la pena, según lo que dice. “Venía desde hacía mucho tiempo esperando ese día y por suerte se me dio”, tiró el alto jugador (mide 1,93 metros).

Fue titular ante la ausencia de Agustín Marchesín, quien llegó a las cinco tarjetas amarillas y tuvo una fecha de suspensión. Se acordó de su hijo Bastián (tiene un mes y cuatro días) y de su novia Nerina. “Mi hijo fue lo mejor que me pudo pasar en este año. Nació él y debuté en primera, más no puedo pedir”, afirmó el futbolista mendocino.

Habló de los graves hechos que ocurrieron en el estadio Ciudad de La Plata, que derivaron en la muerte de un hincha. “Me fui con bronca por lo que pasó. No se pudo seguir jugando, pero todavía tenemos un tiempo y tenemos la esperanza de empatarlo”, dijo el futbolista del elenco orientado por Guillermo Barros Schelotto.

Se refirió a las acciones del accidentado encuentro de ayer. “Creo que hasta los 37 o 38 minutos estábamos haciendo un muy buen partido. Ellos no habían creado situaciones de gol hasta ese momento. Después de una pelota parada abrieron el marcador y nosotros teníamos la obligación de ir a buscarlo, porque necesitábamos los tres puntos, y llegó el segundo gol de ellos”, relató.

De las posibilidades de alcanzar al líder Newell’s Old Boys, señaló: “Está medio complicado ahora, porque Newell’s ganó y se nos alejó”.

En la carta de presentación de Andrada deben figurar, además de haber sido sparring de la Selección mayor, de su posterior convocatoria al equipo de Alejandro Sabella y del Mundial sub 20 que jugó (ver aparte), el buen Sudamericano que disputó con el seleccionado juvenil.

Pero uno de los mejores momentos que vivió fue en los Panamericanos de Guadalajara 2011, donde junto a otro mendocino (Franco Fragapane) obtuvo la medalla plateada.

Su llegada al primer equipo de Lanús es el mejor premio a su constancia y su esfuerzo sin fin por lograr su objetivo.