deportes
Se sabe que desde que Diego Maradona asumió como entrenador de la Selección argentina intentó sorprender y motivar a sus jugadores. Ese factor no estuvo ausente en el viaje desde Buenos Aires y la llegada a Sudáfrica.

El “inflador anímico” de Diego

Por UNO

Desde que Diego Maradona asumió como entrenador de la Selección

argentina intentó sorprender y motivar a sus jugadores. Fotobaires

Se sabe que desde que Diego Maradona asumió como entrenador de la Selección argentina intentósorprender y motivar a sus jugadores de diferentes maneras y en distintos momentos, por eso "el

inflador anímico" no estuvo ausente en el viaje desde Buenos Aires y la llegada a Sudáfrica.

Desde el entorno del plantel se supo que pocos minutos después de haber despegado del aeropuertoMinistro Pistarini de Ezeiza en los mini-plasmas individuales de los asientos se comenzó a

proyectar la película Invictus.

El filme, protagonizado por Matt Damon y Morgan Freeman, recrea las situaciones vividas enSudáfrica durante la disputa de la Copa del Mundo de rugby 1995, cuando los locales se quedaron con

el título en contra de todos los pronósticos.

Similitudes o no con la realidad argentina, François Pienaar (Damon) -capitán blanco delseleccionado- dejó a un lado los prejuicios de los primeros momentos sin apartheid y ayudó a Nelson

Mandela (Freeman) a reconstruir una nación devastada y dividida.

El rugby era deporte de blancos y por eso en el inicio del torneo los negros sólo concurrían alestadio para festejar las caídas de su Selección.

Sin embargo, ambos protagonistas se encargaron de cambiar la mentalidad en cada uno desde suslugares y lograron que el pueblo entero festejara una victoria que jamás será olvidada.

Si bien fue criticada por varios especialistas de cine, nadie puede negar que esta películatiene momentos muy emotivos y en los que un deportista se siente plenamente identificado.

"Soy el dueño de mi destino, soy el capitán de mi alma", le escribió Mandela a Pienaar en unacarta antes del inicio del campeonato del mundo.

Al bajar del avión en el aeropuerto de Johannesburgo, los jugadores subieron al micro que losacompañará en todos los viajes por tierra durante su estadía en Sudáfrica.

"Última parada: la gloria", dice la frase pegada en cada uno de los laterales del ómnibus,surgida a partir de un concurso organizado por la marca automotriz que traslada a varias de las

selecciones mundialistas.

Pero no todo terminó ahí. Maradona tenía guardado un as bajo la manga y la llegada de ladelegación argentina a las habitaciones también contó con un regalito motivador.

Diego, ante la hinchada argentina. Foto: Télam

"Soñá que podés y podrás", se leyó en cuadros instalados dentro de los dormitorios del HPC dePretoria donde los jugadores del seleccionado pasarán sus próximos días.

Maradona continuó así con una costumbre que adoptó en la previa de la victoria ante Francia enla fría noche de Marsella por 1 a 0 y que luego siguió con el debut del DT en Eliminatorias ante

Venezuela.

"Con tantos problemas que hay en el país, la alegría son ustedes"; "Fútbol, gente y camiseta,vamos todos juntos"; "La camiseta siempre en el corazón" y "Vamos a ganarnos a la gente con

fútbol" se leyó en el vestuario del estadio Monumental previo a la victoria 4 a 0 frente alequipo "vinotinto".

Estos hechos también se repitieron en las derrotas ante Bolivia (1-6) y Brasil (1-3), éstaúltima también contó con un video que recorrió los canales de televisión y generó polémica, ya que

Maradona le mostró a sus dirigidos imágenes fuertes de la realidad argentina, donde se veía a niños

carenciados en condiciones extremas. (NA)

Dejá tu comentario