Diario Uno deportes
Federico escribió unas palabras relatando su inexplicable amor por la pelota. ¿Compartís el sentimiento de este lector?

"Debo confesar": el poema al fútbol de un hincha de Godoy Cruz

Finalizó la temporada y los amantes del fútbol comienzan a extrañar los domingos futboleros. Esa linda sensación en la previa de un partido importante de su equipo, el vestirse con los colores para alentarlo desde las tribunas o simplemente la reunión familiar frente a la TV.

Federico, lector de Ovación, nos escribió un poema en el que expresa el amor que siente por el fútbol.

Se titula "Debo confesar".

"Debo confesar que me gusta el fútbol.

Que me gusta calentar mi garganta hasta el desgarro cuando un jugador mete un gol.

Que cada vez que entono una estrofa de cancha, mi corazón se agita y siento que me falta el aliento.

Que cada vez que aparece la oportunidad de concurrir a un estadio dejo todo por ver el show; ése que tantas veces me dio emociones adversas: alegrías, angustias, enojos de ira y llantos de emoción.

Debo confesar que he tenido mis rivalidades por los colores, por opiniones, por todo ello que enriquece el deporte y que me gusta debatir hasta levantar el tono de la voz con aquellos conocedores del tema.

Debo confesar haber estado grandes cantidades de tiempo frente a una pantalla sólo por ver un partido, haber madrugado o haber permanecido hasta altas horas de la noche: finales, fechas, definiciones de ascenso o simples amistosos; es un placer poder decir "sí, yo vi ese partido".

Debo confesar que cada vez que alguien me dice "¿Qué le ves a este partido?", la cabeza me da vueltas y no encuentro explicación razonable para darle a esa persona.

¿Cuántas veces habré escuchado: "¿Qué le ves al fútbol?" y habré respondido "tenés que vivirlo para entenderlo".

Debo confesar que he aprendido: he aprendido a respetar los colores de los otros, a admitir cuando otro equipo juega bien, a asumir las derrotas y a festejar los triunfos.

Si señores, debo confesar que me gusta el fútbol.

Que no hay deporte más bello.

Que más allá de los actos de violencia que hoy por hoy intentan opacarlo yo siempre le voy a se fiel.

Que en el momento que envejezca les contaré a mis nietos acerca de todos los tesoros o anécdotas que  guardo de la cancha.

Acerca de aquel tío que me hizo hincha de mi club, o de mi amigo que me hizo el aguante en tantas locuras cometidas por amor a los colores. De mi padre fanático, con quien no compartí nunca los colores, De que me gustaba ver partidos y hablar todo el tiempo de este deporte.

Y aunque muchos no me comprendan al leer estas líneas... Debo confesar que me gusta el fútbol.

Federico N. Brest

36.235.160"

 Embed