Diario Uno deportes

La Verdeamarela y la Furia Roja se enfrentan en el mítico estadio Maracaná, en el partido que define al ganador de la Copa Confederaciones. Se juega desde las 19 el encuentro que todos quieren ver.

Brasil-España, la final soñada

Por UNO

Los seleccionados de Brasil y España definirán este domingo la 9ª edición de la Copa Confederaciones, que organiza la FIFA, en una final soñada, ya que el europeo es el mejor equipo del mundo y los locales son la máxima potencia histórica del fútbol mundial.

A eso se le suma que el decisivo partido, que comenzará a las 19 (el mismo horario en Argentina), tendrá como escenario el legendario estadio Maracaná, sede de la final del Mundial del año próximo, con el arbitraje del holandés Bjorn Kuipers.

Brasil va en busca de su cuarta Copa Confederaciones, tras obtenerla en 1997 (en Arabia), 2005 (Alemania) y 2009 (Sudáfrica), en tanto que España, campeón mundial en Sudáfrica 2010, jugará su primera final.

Neymar, de Brasil, y Andrés Iniesta, de España (salen en las fotos), son las grandes atracciones de ambos equipos.

Este partido es esperado por todos desde que España llegó a la cúspide del fútbol ecuménico. Motiva la expectativa el excelente nivel ibérico (juegan la cuarta final internacional en cinco años) y el significado que posee el seleccionado brasileño, con cinco títulos del mundo y una camiseta que impone respeto con sólo observarla.

Brasil, en los pasados 11 años, fue campeón del mundo en Corea-Japón 2002 y en las ediciones de la Copa Federación del 2005 y el 2009, mientras que España, del 2008 hasta hoy, sumó dos Eurocopas, en el 2008 (Alemania) y el 2012 (Polonia-Ucrania), además del Mundial 2010.

Pero esta España, con la base de siete jugadores del notable Barcelona, tiene que rendir un vital examen para ratificar que es el mejor: nada menos que vencer a Brasil y elevar el trofeo en las manos de su capitán y arquero, Iker Casillas, en el mismísimo Maracaná.

Brasil pondrá a Neymar, que jugará ante sus futuros compañeros del Barcelona. El ex Santos es el factor desequilibrante del equipo de Luiz Felipe Scolari. Fue figura en los tres cotejos de la zona de clasificación, ante Japón (3-0), México (2-0) e Italia (4-2), y jugó en un aceptable nivel en la semifinal ante Uruguay (2-1).

En esta final, Neymar deberá anular la marcación de un experto, el defensor del Real Madrid Álvaro Arbeloa, quien en la Eurocopa del 2012 controló a hombres del nivel del francés Frank Ribery y el portugués Cristiano Ronaldo.

En cuanto al historial, jugaron en ocho ocasiones, cinco de ellas en Mundiales, con cuatro triunfos de Brasil, dos de España y dos empates.

Es la gran final. Es el partido que todos quieren ver.