deportes
Para evitar que el Boca-River sea un calco del que se vivió el año pasado, la gente del Xeneixe hizo un gran esfuerzo para "resguardar" el campo de las lluvias.

¡Que nada arruine el Superclásico! Mirá lo que hicieron en la Bombonera

Por UNO

Nadie quiere que se arruine el primero de los tres Superclásicos entre River y Boca que se juegan por campeonato local y Copa Libertadores. Y como la lluvia no cesa en Buenos Aires, taparon el pastito de la Bombonera, por si las moscas...

La intención de los "xeneizes" es que el campo de juego esté en la mejor situación posible para que, a partir de las 18:15, el equipo del "Vasco" Arruabarrena y el conjunto del "Muñeco" Gallardo se vean las caras en el primer duelo de la Trilogía de Superclásicos.

En el 2010, las condiciones climáticas obligaron a que Héctor Baldassi suspendiera el clásico en La Boca unos minutos después de iniciado el encuentro. La acumulación de agua en la cancha hizo imposible el desarrollo normal del juego.

Durante el 2014 Boca cambió todo el sistema de drenaje del campo de juego y extremó los cuidados para que la cancha esté en el mejor estado posible. Los cancheros "xeneizes" tomaron sus precauciones para la antesala del Superclásico y cubrieron todo el césped con una lona impermeable.

El último clásico disputado en el Monumental dejó un mal recuerdo en los dos clubes más grandes de Argentina. Mauro Vigliano decidió que el encuentro se lleve a cabo pese al mal estado del campo de juego y el partido no se disputó con normalidad. Terminó 1 a 1 en el medio de enormes charcos de agua.

 Embed      

Dejá tu comentario