Viernes, 27 de abril de 2018

"De esa no me olvido más" dijo uno de los guardias

"Usa una boinita, una remera, un chaleco marrón, un pantalón gris y zapatos marrones que están rotos en los costados". Así describió al supuesto fantasma Luisito uno de los guardias de la Mansion Stoppel.

Postigos que se abren, puertas que se golpean, sonido de pasos y silbidos, entre otros, son varios de los hechos relatados por quienes custodian a diario la Mansión.

Tal como dijo el guardia César Irusta: "De esa no me olvido más. Y la de 'Papiiiii'" que escuchó desde la escalera un día de semana cerca de las 6 de la mañana, cuando el edificio estaba en plena obra y no había absolutamente nadie.

Una habitación del primer piso, que aún no está utilizada, es en la que más se habría notado la presencia de Luisito según los que aseguran haberlo sentido o incluso visto.

Solo se pudo conservar un tramo de pared de la casa levantada en 1910 e inaugurada por Luis Stoppel en 1912. Está en la escalera que lleva al sótano, el cual debió ser refaccionado por completo.

Las historias sobre Luisito contadas por los guardias de seguridad de la antigua casona refaccionada de avenida Emilio Civit suenan contundentes pero, a pesar de varios intentos, el equipo de Diario UNO no logró captar ningún hecho llamativo.

Interior de la Mansión Stoppel antes de la restauración. Foto: archivo Diario UNO
Interior de la Mansión Stoppel antes de la restauración. Foto: archivo Diario UNO