Sería bueno lograr entre todos no seguir repitiendo errores del pasado. Podríamos por ejemplo corregir dos usos erróneos relacionados con la Responsabilidad Social: “medio ambiente” y “desarrollo sustentable”. En esta nota una especialista hecha luz para que podamos nombrar a las cosas por su nombre.

Cuentan que todo comenzó en Estocolmo, en junio de 1972, cuando se realizó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano. Fue entonces que al traducir para la prensa la palabra en inglés “Environment” (que significa medio o ambiente en inglés), faltó una coma que dividiera las dos palabras y toda la prensa de habla hispana comenzó a hablar de “medio ambiente”. Esto demuestra a las claras, cuán necesarias son las pequeñas cosas, como una simple coma que afecta el sentido de nuestro lenguaje cuando no está presente.

Más tarde, en 1987 al comunicar el Informe Brundtland al español, donde se hablaba de “sustainable development” se tradujo desarrollo sustentable en lugar de desarrollo sostenible, que hubiera sido lo correcto.

En el medio del ambiente

Muchos aún siguen en el debate, pero no se debería anteponer MEDIO a ambiente, ya que es redundante, porque si se habla de medio o de ambiente estamos hablando de lo mismo. A no ser que uno se esté refiriendo a la mitad de un ambiente, en cuyo caso sí sería correcto.

Pero recurramos a los expertos. Mendoza posee la Maestría en Responsabilidad Social y Desarrollo Sostenible en la UNCuyo, un posgrado único en su tipo en Sudamérica, que cuenta con alumnos de Brasil y Colombia, como de San Juan, Jujuy y Córdoba (Uno de ellos incluso cursa desde Japón, pero eso es por efecto del COVID19). En esa maestría que se dicta en las facultades de Ciencias Agrarias y de Ciencias Económicas, nos encontramos con la investigadora y docente Laura Abraham; una de las más prestigiosas especialistas en ambiente, auditora Global GAP y GRASP e inspectora para programas de Producción Orgánica. A ella le consultamos sobre el correcto uso de estos términos que por suerte están de moda. Por suerte para la Tierra.

“Muchos organismos de estado en Latinoamérica aún arrastran ese error y se siguen denominando Secretarías de Medio Ambiente o Ministerios de Medio Ambiente. Argentina ya lo ha corregido hace un tiempo y por eso tenemos el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible” asegura Abraham, y continua: “Incluso muchos libros se referían a gestión medioambiental. Ahora ya se entiende que ambiente indica todo lo que nos rodea. Por ahí, desde el punto de vista ecológico se habla de medio. Se podría decir que hoy ambiente se refiere al entorno natural en el que estamos insertos los seres humanos y sus actividades, los seres vivos y los recursos naturales del planeta. El error prácticamente ya está fuera de uso.”

Para más datos, la Real Academia Española ya aceptó medio ambiente como traducción, por legitimación de uso en diccionarios y nombres de ministerios (Naciones Unidas posee un programa con ese error: el UNEP, Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente). Sí, se institucionalizó un error porque el lenguaje es dinámico, pero no deja de ser una construcción idiomática basada en un error lingüístico. Hablemos bien.

 Embed      

Es sustentable decir Sostenible

Finalmente, la especialista indica que la confusión de esto términos también fue un error de traducción: “Fue algo similar cuando en 1987, se publicó «Nuestro futuro común» de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo; más conocido como Informe Brundtland donde se hablaba de “sustainable development” y se tradujo como desarrollo sustentable, en lugar de sostenible, algunas fuentes bibliográficas y algunos ministerios continúan con esto. Pero, sustentable es algo que se puede mantener por sí mismo. En cambio, sostenible es mucho más amplio, y además en aquel informe se lo definió como un desarrollo en equilibrio con el ambiente, que sea socialmente equitativo, económicamente viable y que tome en cuenta a las generaciones futuras. Esto sería exactamente a lo que se refiere el informe”, concluye Laura Abraham.

 Embed      

Clarísimo, además con la llegada de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, quedó explícito para todos qué es lo que debemos lograr.

Te puede interesar...